No son pocos quienes advierten que el partido político creado por Andrés Manuel López Obrador quitará al Partido de la Revolución Democrática lo poco que de este queda. La inconformidad ciudadana por la situación económica que se vive en México, el papel de aparente entrega que ha jugado el PRD en su calidad de Patiño del gobierno de Peña Nieto, el triste desempeño de sus dirigencias en estados como Veracruz, hacen del PRD un objeto de rechazo, de tal manera que se considera al Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) como la alternativa a seguir. Si esta hipótesis es consistente un bosquejo de su confirmación podrían ser los resultados de la elección federal de 2015 en la que se comprobará si es real la fuerza que en el papel tiene MORENA a escasas semanas de su creación.