En el Movimiento Ciudadano, en el Partido del Trabajo y en el PRD se tiran la piedra como para ahuyentar al fantasma lopezobradorista de MORENA. Nadie quiere reconocer el impacto que ha causado en las filas de sus respectivas militancias la creación de ese partido, pero lo cierto es que tanto en las cúpulas como en su militancia habrá migraciones hacia la nueva organización. El dirigente perredista en el Estado asegura que la estructura de su partido es fuerte y que su base militante es más numerosa que la del PT y del MC, de los que el PRD es “el hermano mayor”, dice. Pero al final de todo ese merequetén la última palabra la tendrá la ciudadanía con su voto.