No es un secreto que los municipios veracruzanos están prácticamente en quiebra técnica debido a anteriores administraciones manirrotas y que por esa razón están impedidos para realizar las obras materiales que requieren sus comunidades. En esas circunstancias no podía escapar a la atención ciudadana la visita a Veracruz del Director del Banco de Obras y Servicios Públicos, Alfredo del Mazo Maza en un evento “para el Desarrollo Municipal de la Entidad Veracruzana”, en el que se anunció la entrega de 794 millones de pesos a 45 municipios “para que construyan obras de infraestructura”. Es dinero fresco “para obras sencillas” que debe pagarse por el ayuntamiento que concreta el préstamo. Realmente contratar deuda no es negativo pues se consigue a corto plazo dinero fresco, la pregunta es sobre si efectivamente se destinará a crear o mejorar infraestructura, no vaya a ocurrir como el caso de la bursatilización efectuada hace cinco años y nunca vieron el dinero ni se hizo obra alguna.