Por Silvia Núñez Hernández

6 de agosto del 2014

 

Al parecer las renuncias que se están suscitando en la administración estatal, no son producto de los arranques ya populares de quien “mal gobierna” Veracruz. Ahora se puede observar que las separaciones de los cargos que se han ejecutado en el gabinete duartista son realmente genuinas, y no corresponden –como se pensaba- a un hostigamiento de parte del gobernador, Javier Duarte de Ochoa.

 

Quienes lograron “despacharse” con la “cuchara” grande en el actual sexenio, ahora que todo está fuera de control, y cada día hay menos dinero para gastar –además también sobre el linchamiento que vendrá en su contra luego de la auditoría que en este momento les están realizando- han considerado prudente el partir, antes que venga el “ajuste” de cuentas. Es decir, han emprendido su graciosa huida, como lo hacen las ratas al naufragar un barco.

 

El secretario de Salud, Juan Antonio Nemi Did, viendo el escenario de algunos homólogos, no dudó un instante en entregar su renuncia al  gobernador del estado, Javier Duarte de Ochoa, con el afán de sacar “raja” de ello. Amenazó con partir de dicha dependencia, con carácter de “irrevocable”. Jamás se supo la versión oficial de dicha dimisión, pero se sabe el aún secretario, vertió información a los medios de comunicación controlados por el propio poder  para sacar provecho de la misma.

 

Su supuesta separación para muchos fue tomado como un “borregazo” –como se conoce en el argot periodístico a la información falsa que se siembra en los diversos medios de comunicación- pero otros aluden a que la circunstancia se derivó luego de un “berrinche” literal del actual secretario de Salud para presionar al gobernador, Javier Duarte de Ochoa para que removiera del cargo a su actual administrador.

 

Sorprende el acto logrado de parte del funcionario y la respuesta tan “apacible2 del gobernador, luego que viene de un personaje que  “mendigó” un huesito desde la administración de Fidel Herrera Beltrán, al cual no reparó en quitarle el cargo como director del Sistema de Seguridad Industrial, Bancaria y Comercial, la cual actualmente se conoce como Policía Auxiliar y Protección Patrimonial (IPAX) para acusarlo de mantener una alianza con su acérrimo enemigo, Miguel Ángel Yunes Linares. Se replegó lo necesario, tentó terreno y aguantó las humillaciones predominantes en la política aplicada desde el padre putativo del actual gobernante.

 

Posteriormente Javier Duarte de Ochoa le hace justicia y lo nombra desde el 2010 hasta el 2012, director del Sistema de Desarrollo Integral de la Familia estatal (DIF) y por tres meses, su secretario particular. Fue hasta el 7 de marzo del 2013, que Juan Antonio Nemi Dib –sin tener aptitudes para el cargo, por no ser médico- toma protesta como secretario de Salud, acto que le dio la oportunidad de tomar fuerzas en el gabinete duartista, luego de haber sido literalmente vapuleado por el poder, ahora, hasta se da el lujo de “ningunear” a su antojo al gobernador.

 

Bien por el no doctor, Juan Antonio Nemi Dib. Podemos aplaudirle que sus “berrinches” al estilo duartista funcionaron. ¿O acaso fue todo un espectáculo montado y ordenado por su patrón? Bastante ridículo y pueril si así hubiera sido. Le recomendamos a Nemi Did que mejor se ponga a trabajar y surta con medicinas a los hospitales y centros de salud, también que invierta en equipo de alta especialidad, le de mantenimiento al existente, como también, equipe la torre pediátrica, pues se ha convertido en un monumento a la corrupción gubernamental.

 

Otra más de corrupción

 

Un testimonio ciudadano, nos advierte sobre un acto de corrupción y tráfico de influencias de quienes imparte la justicia en el estado de Veracruz. En el municipio de San Andrés Tuxtla, se encuentra radicando María Estela Vázquez Lara, Juez Civil, quien de acuerdo a la denuncia expuesta –la fuente advierte haber sido víctima de dicha mujer- se ha caracterizado por protagonizar actos de corrupción, originando que constantemente sea cambiada a diferentes municipios del estado.

 

“Ella es una señora que siempre ha tenido la virtud de aprovecharse del puesto en el que se encuentra (…) En San Andrés apenas tiene un año, pero tiene entre 20 ó 25 años como juez, ha brincado de municipio en municipio, pues ella hace negocio con las guardas y custodias de menores, actividad que le ha permitido amasar grandes sumas de dinero (…) Su corrupta forma de proceder, ha originado que vea como un “buen negocio” su supuesta impartición de justicia. El acto de corrupción es simple: al padre que “moche” con la “justicia” es a quien le dará la custodia del menor (…) Es decir, le otorga la custodia a quien deje grandes sumas de dinero en su escritorio”.

 

Su alevosa acción, le ha permitido obtener recursos para adquirir propiedades en la ciudad de Xalapa, Córdoba y en el municipio de San Andrés Tuxtla, donde actualmente radica. El informante denuncia que la jueza, mantiene personas cercanas como prestanombres y hasta su propia sirvienta tiene propiedades. Tan sólo en la ciudad de Xalapa, tiene dos residencias en la calle César Valverde, dos departamentos por la Rebsamen, una mansión de toda una manzana en el Lencero, una casa en la colonia Magisterial, tiene un juego de placas de Taxi, también un terreno bastante amplio –de 20 por 20 metros- donde construye un gran edificio para rentarlos como despachos –en la misma arteria César Velarde-.

 

Indicó que la jueza no puede ocultar la opulencia económica que mantiene, el cual ha logrado a través de su cargo y sus corruptas acciones. Para muestra un botón es sobre como su propia hija ha potencializado el cargo de “su mami” y recibió como regalo de su progenitora, un Avenger último modelo y la casa donde vive.

 

La corrupción en el estado de Veracruz, en el país o del mundo entero por parte de los poderes ejecutivo, legislativo y judicial, es el “pan nuestro de cada día”. Desafortunadamente para los ciudadanos, quien se ostente como gobernante –sea del partido que sea- siempre buscará la forma de enriquecerse y sacar provecho de todo lo que controla.

 

En la actualidad, quienes están enquistado en el poder, han variado su forma de robar. Ahora, gastan sin control y no se preocupan por mejoras en su contexto social donde gobiernan, ni tampoco les interesa ser señalados por la sociedad misma la cual está harta de sus corruptas acciones.

 

Quejas y comentarios:

fueradefoco@nullagnveracruz.com.mx

fueradefoco67@nullgmail.com

Twitter

@AGNVeracruz

Facebook

AGNVeracruz

Visita www.agnveracruz.com.mx

Periodismo puntual y con sentido