El operativo para recoger motocicletas configura un caso de auténtica arbitrariedad por parte de quien lo haya autorizado, quienes resultaron afectados bien harían en denunciarlo ante el Ministerio Público para que no se repita ese atentado contra la propiedad y el libre uso del transporte.