En su carácter de Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, estará este miércoles en la capital de la entidad veracruzana, ya lo ha hecho en otras capitales de estados, es un recorrido que tiene varios propósitos: intentar convencer que los índices delictivos van a la baja, medirle la temperatura al clima de la nación y contrarrestar en lo posible el deterioro de la imagen pública del presidente Peña Nieto debido a las recientes reformas legislativas y, sobre todo, porque la economía no lleva al bolsillo de los mexicanos el bienestar que se ofreció, a menos de quince días del segundo informe algo tiene que hacerse. Al menos en Veracruz se percibe que Peña Nieto está cumpliendo porque ha dado pasos para concretar sus ofrecimientos de campaña: ampliación del puerto de Veracruz, ampliación del aeropuerto de Xalapa, licitación para la autopista Cardel-Poza Rica, el esbozo de libramiento de Coatepec, etcétera.

De paso, Osorio Chong podrá escuchar de cerca que su partido en el Estado de Veracruz no las tiene todas consigo, que la inseguridad sigue presente, que la economía no crece, que existe hartazgo social e inconformidad política, y otros etcéteras que seguramente ya tiene contemplados en su agenda, porque como todo Secretario de Gobernación que se respete está enterado de todo, o casi todo.