En el asunto de la construcción de la “Torre más alta de Veracruz” el denominador común es la dependencia que autorizó el proyecto y los planos de construcción en una zona ya de por sí de tráfico intenso. Muchas viviendas de la Unidad Pastoresa han sido afectadas por la vibración al quebrar piedra y la compactación de tierra por lo que la empresa ha tenido que reparar los daños; ahora se quejan porque según el proyecto la calle principal será utilizada para entrar al estacionamiento de 500 cajones que se tiene proyectado construir. Ya en alguna ocasión preguntamos ¿Habrá nuevas vialidades de acceso o la que existe servirá para tal efecto. Los vecinos insisten en que si no se les atienden volverán a bloquear calles y avenidas.