Hasta qué grado se ha extendido en la mente colectiva de los veracruzanos la percepción de inseguridad pública lo expresa claramente el hecho de que el tema cotidiano que permea en oficinas públicas, mesas de café y rondas familiares, es el temor de lo que acontece en las calles citadinas, en las veredas de los montes, o en la rutinaria vida pueblerina. Lo sucedido en el cercano municipio de Coatepec en donde el tesorero municipal fue victimado después de haber sido “levantado” impacta a toda la región, similar a lo que acontece en el Sur, en el Centro y el Norte de la entidad. Desafortunadamente las autoridades no alcanzan a descifrar el enigma y cómo resolverlo en un entorno en el que los hechos contrastan con el discurso oficial.