Familiares y amigos de la familia de Karime Cruz Reyes y Mónica Reyes Baruch, quienes desaparecieron hace ya más de un mes, se quejan porque aseguran que la reacción de las autoridades fue muy displicente desde un principio cuando denunciaron su desaparición pues se negaron a activar la alerta ámbar. Cuarenta días después de su desaparición siguen a la espera, que las autoridades informen sobre el resultado de sus investigaciones; mientras, la ciudad de Coatzacoalcos amaneció este sábado con pancartas por todas partes solicitando el apoyo ciudadano para la localización de Karime y Mónica. La manifestación del viernes pasado subió de tono la protesta porque la percepción de inseguridad en esa ciudad y la región es bastante elevada.