Desde el gobierno de Felipe Calderón se exhortaba a los gobernadores a depurar sus cuerpos de policía, fuertemente infiltrados por agentes del crimen, Veracruz no era la excepción. Desde aquel entonces en Veracruz se nos ha dicho que “ya merito” van terminando de depurar la policía estatal, pero la declaración del secretario Bermúdez de este sábado en Córdoba no lo confirma exactamente. Por un lado, Bermúdez afirma que la depuración registra un 97% de avance, que 4 de cada 10 elementos reprueban los exámenes de Control y Confianza, que se han dado de baja a policías por tener vínculos con “jefes independientes”, nada menos que 3 mil 500, “por edad, malos antecedentes o por trabajar con “Jefes diferentes a la policía”. De cualquier manera la esperanza sigue fija en que al fin podamos tener una policía que acredite confianza a la ciudadanía.