Aunque nada que ver con la sobriedad de antaño, la fotografía entre los mandatarios fue en esta visita más amable que en la anterior cuando se inauguró el “libramiento”. Fue la décima visita del presidente a Veracruz, pero en esta ocasión, salvo en fotografía nadie lo vio directamente, a parte de quienes asistieron al evento de la Marina.