Escritores, académicos, activistas sociales y políticos han lanzado una propuesta a MORENA y al PRD para que unifiquen sus esfuerzos sobre la consulta popular acerca de la reforma energética. Lorenzo Zambrano del PRD ya respondió aceptando la propuesta, sin embargo López Obrador no la acepta porque, según declaró, tiene desconfianza hacia la dirigencia del PRD y teme ser objeto de traición: “El PRD va junto con quien sea, incluso con Peña Nieto, ellos prefirieron ir juntos en alianza con Peña Nieto y el Pacto con México, ellos prefirieron estar ahí, firmaron a favor de la privatización de los energéticos”. Es una actitud sin duda muy sectaria porque, aunque justificada en algunos puntos, bien pudiera dejar la puerta abierta para negociar esa estrategia pragmática que conviene a la causa que proponen.