19 Mayo 2011

Por Javier Laertes

El titular de la dependencia Juan Antonio Nemi Dib reveló que el juicio que enfrenta Finamed con la Secretaría de Salud del Estado continúa, más no así la expropiación de los equipos que utilizaba esta empresa para prestar servicios pues estos los tenía arrendados a otras empresas.

En conferencia de prensa negó que Finamed haya ganado amparos que obliguen a la secretaria evitar la acción legal y civil, que los Servicios de Salud de Veracruz (Sesver) realiza con la empresa en cuestión.

“Finamed dice me vas a expropiar o no, fueron con un juez de distrito les dijo Finamed tiene razón, Secretaría de Fiananzas te doy un plazo determinado dos meses para que le digas a Finamed si le vas a expropiar, ese fue el único amparo que Finamed ganó, todas las demás promociones, todas las demás promociones jurídicas que Finamed ha realizado por fortuna para los veracruzanos le han resultado un estrepitoso fracaso”, explicó.

Recordó que con lo que se invertiría en la expropiación, se podía adquirir equipo médico con tecnología de punta para el servicio de los propios veracruzanos.

“Al sacar cuentas de cuanto le hubiéramos tenido que pagar a Finamed por la expropiación de los bienes, resultó que con ese dinero podíamos comprar más equipo nuevo, de tercera generación en lugar de pagar por equipo obsoleto, fue como tomamos la decisión de cancelar el proceso de expropiación”, mencionó.

Recordó que esta empresa mantenía en promedio más de 200 millones de pesos de sobre precio de los servicios que prestaba al Sector Salud en Veracruz, por lo que previo a recesión del contrato terminó cobrando mil millones de pesos.

Acusó que los precios de los servicios que ofrecía Finamed eran en promedio 28 por ciento más altos, a diferencia del competidor más próximo. Dejó en claro que el único amparo que resultó a favor de Finamed fue el que se refería a la expropiación de los equipos, sin embargo, en ese sentido reveló que más del 50 por ciento de los mismos eran propiedad de otras empresas.

“Nos empezaron a llegar solicitudes de las empresas propietarias que nos decían que esos equipos no eran de Finamed, sino de su propiedad, ahí Finamed había cometido dolo al decir que eran de su propiedad equipos que realmente no lo eran”, dijo y reveló que muchos equipos ya habían alcanzado su vida útil.

Confirmó que existen procesos penales en contra de directivos de Finamed por falsedad de información, así como un juicio mercantil en contra de la empresa.

“Esto que Finamed hizo nos sirvió para presentar una denuncia penal federal por falsedad de declaraciones a la autoridad judicial, es una denuncia que está en proceso y que puede implicar muy pronto responsabilidades penales a funcionarios de Finamed”, manifestó.

Afirmó que la administración estatal continuará el proceso legal por el tiempo que sea necesario, para evitar abusos en los bienes de los veracruzanos.