La persecución y muerte del asaltante y homicida el día de ayer da clara muestra de que la inseguridad es elevada en Xalapa; todavía el sábado anterior un asaltante había asesinado a mansalva a un empleado de empresa gasera, en plena vía pública a la luz de tarde sabatina. Tras asaltar una boutique el malhechor de ayer asesinó a un valiente policía que le hizo frente pero fue abatido por un disparo del ladrón, quien fue perseguido en un notable despliegue de las fuerzas de seguridad cuya reacción, hay que reconocerlo, fue inmediata y efectiva.
Queda sin embargo la duda acerca de los disparos que hizo el delincuente contra la policía que a su vez tuvo que dispararle con el resultado ya conocido: mientras se llevaba a cabo el operativo policiaco de persecución al delincuente algunos portales de la web publicaron fotografías del arma que supuestamente había arrojado en vía pública, entonces ¿con qué disparó antes de ser ultimado?