Baños 1

Otros ingresos “opacos” son por casetas telefónicas y anuncios en los puentes

Por FRANCISCO DE PAULA DÍAZ
Columna HOY TOCA

Si hay un hombre fuerte en el gabinetazo del joven alcalde de Xalapa, ese se llama CARLOS ALBERTO DURANTE SEDAS, quien ocupa el cargo de tesorero de la comuna xalapeña.

Es el hombre fuerte del equipo, el encargado de que todo cuadre en el presupuesto; aplica esa receta como fiel cocinero y dispone que se tenga todo listo, para que se sirva y se sirvan del presupuesto; que los recursos que se buscan sean rendidores, eficientes y suficientes para lo que venga y como venga,

El propósito del chef es cumplir con los antojos del virrey, pero velar por sus sueños y proyectos, sin importar que éstos estén muy alejados de las necesidades de los xalapeños y de la ciudad.

El tesorero es la persona responsable de lo que se ve, de lo que se nos muestra, como también de lo que no quiere que se vea y se sepa. Los números son fríos y las cifras no mienten. Qué importa eso, pues. Si no se ve, qué mejor. Para eso están los sofistas de un gobierno insensible, lento y orgullosamente soberbio. Así son las cosas con la rendición de cuentas y la trasparencia en el palacio de la opacidad,

¿Entonces como para qué hacer más ruido? En la transparencia de Américo, la máxima es mentirles a los xalapeños. Darles sólo datos que ya saben que no son verdaderos ni reales. Para el munícipe es mejor callar y seguir callando, para generar un silencio informativo en el mundo de caramelo.

Pero se olvidan de un pequeño detalle: en materia de comunicación, el silencio también grita y el silencio también informa, pues este es una omisa manera de mentir, con datos medianamente verdaderos, algo que en comunicación se conoce como la “teoría del silencio de la información”.

De ahí que los jóvenes del círculo del gabinetazo trabajan para que no queden anotados los jugosos dividendos que reciben y para que menos se note cuál será el destino de las fuentes de estos obscuros ingresos que mes con mes se recaudan en el ayuntamiento.

Pero ¿cuáles son esos ingresos no reportados por el tesorero a los xalapeños?

Comenzaré por decirle que al ayuntamiento de Xalapa más que a nadie le conviene la generación de marchas y concentraciones de manifestantes en el centro “histérico”. Y es que, en pocas palabras: si no hay marchas, no hay negocio.

Vea por qué:

Sólo para que tenga una idea de lo que aquí le digo, del periodo de los meses de enero a agosto, los baños públicos del parque Juárez, Mercado Jáuregui, Parque Los Berros, y Mercados de la Rotonda, Los Sauces y Galeana, recibieron la nada despreciable cantidad de un millón de pesos por el ingreso del pago de un peso con cincuenta centavos a cada persona que hace uso de esos baños.

Si no lo cree usted, vamos por partes:

Sólo el baño del parque Benito Juárez registra la asistencia de 101 mil 980 xalapeños, algo que en pesos es algo cercano a los 152 mil 974 pesos.

Baños 2

La cantidad que se ha recolectado por pago de uso de los sanitarios se equipara a la inversión del arreglo del tramo de la reparación que se hizo allá por el rumbo de la calle de Zempoala, justo por donde se ubica el cuarto de guerra de la campaña política del actual alcalde.

De estos dineros, poco se sabe. Es imposible conocer cuál es la aplicación de esos recursos y si los chicos y chicas del grupo gobernante son capaces de instrumentar una política pública para darle un mejor uso a los mismos.

Son cantidades para nada despreciables, que bien podrían emplearse para apoyo de obras pública, atención de espacios públicos y apoyo a programas culturales.

Sin embargo, esos ingresos están al margen del manejo transparente, y como dice el refrán “en arca abierta, hasta el más justo peca”.

baños 3

Los demás ingresos no reportados, en perjuicio de los xalapeños provienen del pago de las concesiones de publicidad de los puentes. Casi ninguno se salva, pero se cobra por permitir colgar ahí toda clase de propaganda y, desde luego, se nota que no le aplican un solo centavo para el mantenimiento de lo que producen.

Otro rubro es el de las casetas telefónicas y la instalación de las antenas de telefonía, que son ingresos que el ayuntamiento se niega a reportar, y menos a informar a los habitantes de la “Xalapa de los hoyos y los baches”, qué se hace con ellos

Pero volviendo al tema del negocio del estiércol, vaya que es redituable para quien lo reparte y lo reporta. Ahí están la evidencia de los talonarios ¿Quién los sella? y ¿Cómo se reportan y como se reparten? ¿Cuándo y a quién? ¿Qué sucede antes de que lleguen a la caja de los tesoros de la oficina del palacio municipal?

Desde luego que también hay quienes no entregan los boletos de ingreso, como sucede en el mercado Jáuregui, esto es, los que rasuran las ganancias de la caca. Las mencionadas son sólo una pequeña muestra de los opacos ingresos de la caja chica de los amigos del alcalde, los que sin duda van directo a los negocios detrás del mostrador de la opacidad.

baños 4

 

Expediente público.- El palacio de la opacidad da la bienvenida a la reconocida notaria pública, licenciada María Amparo Álvarez Castilla, mujer de buen prestigio, mejor aceptación publica, social y reconocida trayectoria política

 

Expediente privado.- El rechazo público a las decisiones desafortunadas de Américo, crece y crece. Tal parece que ya no goza de la aprobación y aceptación  de la población. Esperaremos las encuestas, pero es algo que debe valorar el proyecto de los amigos de PP Yunes..

 

Postdata.- Cómo no te voy querer, si tus Pumas ganaron y tu ausencia nos sigue pesando. A German Dehesa, siempre lo seguiremos recordando

Baños 5