Toda una videoteca (100 mil videos), y una profusa colección de fotografías pornográficas pudiera ser el ajuar de cualquier proxeneta, pero pocos pudieran imaginar que estaban en posesión de un Cardenal de la iglesia católica, monseñor Joseph Wesolowski, nuncio en la república Dominicana que afortunadamente ya está tras las rejas. Toda una cloaca que empezó a destaparse con las investigaciones al sacerdote Marcial Maciel.