Por Silvia Núñez Hernández

03 de septiembre del 2014

 

 

El presidente de la República, Enrique Peña Nieto, desde el patio central de Palacio Nacional le habló supuestamente a los mexicanos. Detalló sus “logros” alcanzados derivado de las 11 reformas “transformadoras” y sus “bondades”.

 

Una perorata para los millones de mexicanos, quienes viven las decadencias de este país en carne propia. Reformas, que a todas luces han beneficiado a un privilegiado sector mejor conocido como poderes fácticos, grupo que integran Emilio Azcárraga Jean, Carlos Slim Helú y Ricardo Salinas Pliego.

 

Ninguna de las reformas obligadas al pleno legislativo –cámara alta y baja- tiene como consigna rendir beneficios sociales. El especialista en ciencia-política Jesús Silva-Herzog Márquez en entrevista con Carmen Aristegui en CNN, advirtió:

 

“Sorprende que una de las cosas que no encuentra el gobierno federal es salir adelante en su iniciativa contra la corrupción, curiosamente pueden salir todas las iniciativas con gran velocidad, pero la que se atora en algún momento del proceso legislativo es precisamente ésta que tiene que ver con el empeño contra la corrupción, ese es el punto que habría que exigir, que hubiera efectivamente no un discurso sobre la corrupción sino que se dieran pasos para reformar institucionalmente nuestras estructuras en contra de la corrupción (…)Si uno se da cuenta en los últimos meses no hay un acento público en que éste es un asunto crucial, yo creo que éste no es un asunto accesorio a las reformas y es que si no hay una lucha auténtica contra la corrupción, esto no funciona, no funciona ni la reforma de telecomunicaciones ni la reforma en materia energética, ni la reforma educativa, el hecho de transparentar al Estado Mexicano es un requisito indispensable para que estas reformas de apertura tengan sentido”.

 

¿Cómo consideran los legisladores y el propio gobierno federal que la población crea en dichas reformas? Cuando existen temas que aluden a la terrible corrupción que impera en el país. ¿Si existe un Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre que prostituye mujeres y las sostiene con el dinero del Partido Revolucionario Institucional? –como lo denunció informativamente el espacio noticioso de Carmen Aristegui en MVS- y la forma tan corrupta y cínica que tanto la procuración de Justicia y el Instituto Nacional Electoral, cínicamente le brindan protección a la institución que abandera el presidente de la República, Enrique Peña Nieto. En literal desacato a la sociedad, desechan todas las pruebas para protegerlo.

 

Es una desfachatez y cínica acción de parte de las autoridades que actualmente, todas dependen del priísmo. El poder utilizado para arroparse y protegerse cínicamente, sin importar la opinión pública.

 

Los gobiernos en la actualidad, los partidos políticos –rojos, azules, amarillos o de tutti-frutti-, todo el sistema político, se encuentra en literal debacle. Para ganar una elección, tienen que unirse a grupos delincuenciales para que les inyecten dinero y financien sus campañas políticas y puedan comprar voluntades. A la corriente más corrupta es a la que mejor le va en el triunfo de importantes posiciones de “elección popular”.

 

Es por ello que jamás Enrique Peña Nieto ni el aparato legislativo discutirán iniciativas que logren instaurar mecanismos anticorrupción. Los corruptos no pueden permitir que se les acabe el negocio. Para ello aspiran y se matan –si es posible- por un puesto de elección popular, por una plurinominal, por una secretaría, dirección o cualquier cargo público. En el sistema actual mexicano, robar es una acción que se realiza con naturalidad en los tres niveles de gobierno. Ninguno se preocupa de la sociedad, ni del medio ambiente, ni en las oportunidades para los mexicanos.

 

No se quejan, por lo tanto dirán que les gusta vivir en la pobreza extrema y la polución.

 

Poder Judicial vs PGJV

 

Cómo sucedió en el caso de Regina Martínez, a la Procuraduría General de Justicia en el estado –ahora le tocó a Luis Ángel Bravo Contreras- se le cayó su supuesta línea de investigación, al demostrarse que violaron el debido proceso, luego de que los Policías Ministeriales torturaron a los seis detenidos por el asesinato de Gregorio Jiménez de la Cruz .

 

Por medio de un amparo concedido por el juez Quinto del distrito de Coatzacoalcos, se determinó que la aceptación de la culpa de los seis procesados -Teresa de Jesús Hernández Cruz, presunta autora intelectual y José Luis Márquez Hernández, Santos González Santiago, Jesús Antonio Pérez Herrera, Juan Manuel Rodríguez Hernández y Gerardo Contreras Hernández- fue lograda a través de la tortura que dichos elementos de la Procuraduría General de Justicia les aplicaron para que se inculparan de tal asesinato.

 

Todo parece indicar que nuevamente el encargado de fabricar pruebas –Enoc Maldonado- no está resultando tan “eficiente” para el gobierno de Javier Duarte de Ochoa. Al parecer no les está redituando el millonario salario que recibe, pues se sabe que todos los casos que él “atiende” se le están cayendo.

 

Pero definitivamente sabemos que aquí en el estado, puede pasar que una calle completa se hunda a causa de las lluvias –en Río Medio del municipio de Veracruz- que los empresarios en la ciudad de Xalapa demanden que se les pague lo adeudado, que baleen la casa de un periodista, que exista una balacera en pleno centro de la ciudad capital y haya dos muertos; etc. Nada, absolutamente nada le quita el sueño ni la diversión al gobernador del estado, Javier Duarte de Ochoa. Al contrario, hoy se le pudo ver en la ciudad de México disfrutando del smog de la capital del país en una motocicleta para ir al encuentro de su amado presidente de la República y escuchar su II Informe de Gobierno.

 

Citara el gran y “distinguido” “filósofo” nauyaco, Fidel Herrera Beltrán: “En la plenitud del pinche poder” pues no hay ni quien despeine al actual gobernante, Javier Duarte de Ochoa. Decidido a disfrutar una vida plena, llena de lujos, excesos y excentricidades, para él, su familia y todo su gabinete, ignora la verdadera situación que prevalece al estado.

 

Mientras tanto, la cruda realidad para los veracruzanos es que cada día es más difícil. Carreteras, avenidas y calles que reflejan la misma pobreza existente en sus hogares. Situación que arteramente es diseñada para fomentar la ignorancia social y que campaña tras campaña pasen de un jugo Boing a un “Pau-Pau” que son más económicos.

 

La ventaja de esa estrategia, es que saben que los veracruzanos son flojos y conformistas. Nunca darán guerra de manera masiva. Están bien ocupados enajenados viendo su “Señorita Laura” o “Cosas de la Vida” con Rocío Sánchez Azuara, como para intentar demandar a sus legisladores, a sus alcaldes o al propio gobernador, que hagan su trabajo o si no pueden, qué renuncien.

 

53 días de soberbia

 

Para la colega periodista, María Josefina Gamboa Torales, los días transcurren lentamente. Pero sin darse cuenta, el destino la puso en el camino de mujeres que requieren de su apoyo, que conozcan sus historias y al final de todo el triste relato, les brinde orientación y fortalecimiento de su valía como mujeres.

 

El destino lo ha obligado a estar en una celda compartiendo con más mujeres. Quienes han sido literalmente golpeadas. Donde hombres misóginos se aprovechan una y otra vez de ellas; los mismos que las han abandonado en las pestilentes mazmorras que mantienen todos los Centros Penitenciarios del estado de Veracruz.

 

Desafortunadamente para Maryjose Gamboa, el abandono lo ha tenido que sufrir en carne propia por parte de sus propias homólogas –directoras de los Institutos de la Mujer, tanto la del estado como de los municipios donde están integradas- quienes muestran tibieza para protegerse entre ellas mismas.

 

¿Qué defienden entonces? Indudablemente se puede constatar que dichos dependencias “protectoras” de las mujeres, son un literal elefante blanco, que únicamente sirve para llenarles los bolsillos a las directoras quincena tras quincena.

 

Qué vergüenza, que desfachatez de estas supuestas “defensoras” que paradójicamente a lo que se podría pensar, se “acuclillan” ante su patrón –ya sea gobernador o alcalde- dejando bien en claro que son una instancia literalmente de puro “parapeto”.

 

Sólo en una ocasión leí declaración de una de las directoras. Actualmente todas calladitas, ninguna ha demostrado realmente una verdadera convicción en el cargo.

 

Quejas y comentarios:

 

fueradefoco@nullagnveracruz.com.mx

fueradefoco67@nullgmail.com

 

Twitter:

@AGNVeracruz

 

Facebook:

AGNVeracruz

 

Periodismo puntual y con sentido