Por Miguel Angel Cristiani Glez.
5 de Septiembre del 2014
arroyo hondo
Durante la semana que está concluyendo, las noticias de contaminación de mantos acuíferos –por diversas causas- ocupó los titulares en los medios impresos nacionales, electrónicos y la internet, porque se trata de graves e irreparables daños al medio ambiente.En el estado de Veracruz, en la cuenca del Papaloapan, en el municipio de Tierra Blanca, un derrame de miles de litros de gasolina, provocó la contaminación del Arroyo Hondo y la consecuente mortandad de peses, tortugas, aves y numerosas especies de la región.
Las fotografías y las imágenes transmitidas por los medios, dan cuenta de la impresionante afectación al medio ambiente, que aunque de inmediato fue catalogada como una “fuga en una toma clandestina”, lo único cierto es que los daños son irreparables y lo peor es que como suele ocurrir en estos casos no hay ningún responsable.

Petróleos Mexicanos se “lava las manos” pero claro que no con aguas del Arroyo Hondo, sino argumentando que la falla en el ducto no es su responsabilidad, sino de los chupaductos que provocaron la fuga y en consecuencia, no acepta los reclamos que le hacen autoridades municipales, estatales y federales.

Aunque no somos expertos en el asunto, pero al ver las imágenes en donde estaba brotando el líquido en medio del arroyo, uno se pregunta si como dice PEMEX se debió a una fuga provocada por los delincuentes que estaban robando el llamado oro negro, ¿por qué se van a poner a “trabajar” en medio del arroyo, pudiéndolo hacer en tierra firme?.

Otra pregunta que surge, es si no se debió a un desperfecto en las llamadas líneas de conducción, que por encontrarse al parecer sobre el arroyo, hayan sufrido algún desgaste y consecuente fuga?

¿Tenemos que creer en lo que afirman las autoridades de PEMEX?

Los funcionarios de las dependencias federales, estatales y municipales que han ido al lugar, nada más han ido a echar un ojo, pero ¿quién además de PEMEX puede determinar si efectivamente se trató de una fuga por robo?

Porque ahora que ha sido aprobada la llamada Reforma Energética, que implica la llegada de numerosas empresas que habrán de intensificar las actividades de explotación de los recursos petroleros, también se habrán de aumentar los “accidentes” que provoquen derrames del líquido contaminante, que esperemos no sean de mayores consecuencias, como los ocurridos en varias partes del mundo.

Porque en los casos registrados hasta ahora, se ha notado que la paraestatal no cuenta ni siquiera con un personal adecuadamente capacitado, ya que generalmente recurre a “empresas particulares” que a su vez contratan a vecinos del lugar, para que se encarguen de recoger los derrames y los daños causados, como una forma de atenuar el descontento que generan entre la población cercana al lugar. Aunque la fauna y flora afectada no se pueda recuperar.

Visita nuestro portal de noticias de Veracruz: http://bitacoraveracruz.blogspot.mx       
Estamos en Twitter: @bitacoraveracru    
Búscanos en Facebook: Miguel Ángel Cristiani G.