Shirin
Por Filiberto Lozano
Exclusiva para Sociedad 3.0

Puebla, Puebla.- Shirin Ebadi es defensora de los derechos humanos en el mundo; activista de las causas que propician el  abuso infantil y limitan  la libertad de expresión.  Es fundadora de la Sociedad para la Protección de los Derechos Infantiles. Es también impulsora del Centro de los Defensores de los Derechos Humanos. Como abogada, se convirtió en presidenta de la Corte de la ciudad de Teherán, antes de ser degradada a una posición secretarial por prohibición del Islam.  En el año de 2003 ganó el Premio Nóbel de la Paz por su trabajo en favor de los derechos de niños y mujeres.

Presentamos esta entrevista inédita que fue concedida hace algunos meses, cuando vino a México para ofrecer una conferencia en la quinta edición del festival “La ciudad de las ideas”, del 8 al 10 de noviembre de 2012, en el Complejo Cultural de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP).

Al publicar este trabajo que permanecía guardado, celebramos el Día de la Paz, hoy domingo 21 de septiembre

 Países que no preservan la dignidad del ser humano es como si vivieran en guerra

Pregunta.– ¿Cómo calificas la estrategia implementada por el expresidente de la república Felipe Calderón Hinojosa, en contra del crimen organizado?

Respuesta.- El crimen no puede ser combatido con violencia; debemos hacer un llamado para  establecer espacios y zonas de paz, en México debemos atenuar las diferencias de clases, que son caldo de cultivo para violentar y perturbar la paz pública, y esto no es otra cosa que la injusticia social y la inadecuada distribución de la riqueza.

Pregunta.- Cuando nos haces un llamado a hacer votos para la paz ¿cuál es la definición  de  la paz  o como entender la paz en estos tiempos?

Respuesta.– Es necesario comenzar por tratar de definir la paz y buscar los  términos más amplios y más acertados para dejar en el recuerdo la idea que se tenía en el  siglo XIX, que más bien se refería a un concepto de  la ausencia de la guerra entre los países, pero en el mundo en el que estamos viviendo ahora, tenemos que reconocer que existe una cultura de guerra o violencia, con ciertas situaciones cotidianas, que son muy similares a tener un estado o clima de guerra.

 Pregunta.- Afirmas que vivimos una cultura de guerra ¿cómo nos explicarías que estamos viviendo un clima o cultura de guerra?

Respuesta.- Vivir en una cultura de guerra es que no puedas pagar la hipoteca de la casa que has comprado y que tengas que salir de ella; ambas son situaciones muy violentas. Es momento de entender que no hay diferencia entre aquella  persona que cae como rehén en  las manos del enemigo, en caso de una guerra, y que muere por las balas de los adversarios, a una persona que  se  manifiesta por la defensa de su derechos, que es privada de la libertad y es torturada o muerta por gritar consignas contra el gobierno.

Estas son situaciones muy violentas, por tanto, es lo mismo que una persona muera por la balas en una situación de guerra, a que una persona muera porque el servicio del sistema sanitario o el servicio de salud ya no está funcionado, o esta persona no tiene dinero para  pagarlo.

Pregunta.- Con lo que nos acabas de explicar ¿cómo asegurar entonces un clima de paz?

Respuesta.- Debemos tomar en cuenta estos elementos o factores para que podamos llegar a una definición más acertada de lo que es la paz hoy en día. Así que, teniendo en cuenta y asegurado el conjunto de esos elementos o valores, sólo entonces podremos decir que vivimos en un estado de paz, y  para que este clima de paz perdure, debe el estado procurar que la personas vivan libremente, salvaguardado su dignidad.

Podemos ver países donde no hay una guerra aparente o explícita, pero como no hay los elementos o valores que preserven la dignidad del ser humano, es como si vivieran en un estado de guerra.

Pregunta.-¿Cuáles serían las estrategias para establecer zonas de restauración de  paz en México?

Respuesta.-Una de las principales estrategias para combatir problemas sociales como la violencia y los grupos delictivos es el fortalecimiento de la educación y no el camino de las armas; es a través de la educación y la cultura como se puede hacer frente al crimen organizado, ya que este último aprovecha  la ignorancia y la pobreza del pueblo para reclutar a jóvenes que terminan siendo criminales.

Debemos entender que ejercer la violencia, aun en contra de criminales, no es un proceso que favorezca el establecimiento de la paz social que los países necesitan, ya que la violencia terminará por generar más violencia, dando pie a un círculo que será difícil romper.

Pregunta.-¿Cuál sería tu mensaje para tratar  la situación que vive México?

Respuesta.- Creo que México no se debe distraer sólo con los temas del crimen organizado, hay varios temas que se deben seguir hablando, como  la violencia de la mujer en sus hogares, en el campo laboral, el tema del abuso de los niños, yo seguiré hablando de la definición de paz que vengo proponiendo   pero siempre buscando que se preserven la dignidad del ser humano, la libertad y la democracia.

Un tema que debemos tomar en cuenta es que la sociedad y el gobierno deben  crear y generar condiciones de justicia social que tengan como fin la distribución de riqueza, que limite las fuertes diferencias de clases entre una y otras, ya  que tarde que temprano esto genera desconfianza, sospecha y violencia de una forma muy sutil, de unos hacia otros, da igual que sea de ricos a pobres o de pobres hacia los ricos; la mirada no es la misma y es un caldo de cultivo para generar violencia y crear inseguridad para un país.

Pregunta.- Por la importancia de tu persona como mujer, ¿cuál sería el mensaje que puedes enviar a la mujer mexicana?

Respuesta.– Mi mensaje para la mujer mexicana es que mantenga la voz, que construya confianza en sí misma, que se prepare, que se eduque para buscar  económicamente la independencia desde su trabajo y desde su preparación en una profesión en sí misma, para superar sus miedos y mantenerse de pie.

Pero es obligación del estado que se garantice el acceso a la educación

Pregunta.– En el mundo, y  México no es la excepción, se ejerce una violencia que hace peligrar la vida de los periodistas ¿Qué opinas de las acciones o recomendaciones que los  gobiernos deben adoptar sobre el ejercicio de la profesión

Respuesta.– Es obligación de los gobiernos proteger a los periodistas, y cuando estos no cuentan con la protección necesaria y que por el contrario son perseguidos incluso por el mismo gobierno, es porque hay intereses que grupos de personas quieren esconder.

Ante esto, yo exhorto a los periodistas a que continúen su labor siempre en busca de la realidad que debe conocer el pueblo. Ustedes son personas que tienen el compromiso de hacer pública la verdad. Siempre habrá grupos de personas que no quieran que se conozca la verdad, y por lo tanto es normal que busquen acallarlos; de igual forma, cuando el poder judicial de un país adquiere tanto poder, la justicia social disminuye.

Se debe reconocer el trabajo de los legisladores, que impulsan leyes para la protección al periodista, pero enfatizo en que mientras exista la corrupción dentro de los gobiernos, tanto el crimen organizado como el peligro para los periodistas, aumentarán.

Yo quiero exhortarlos a seguir construyendo la paz, aumentando los niveles de  colaboración entre nosotros y saber que la verdad no es exclusiva de nosotros,  que los demás también tienen su verdad

 Día Internacional de la Paz

Cada 21 de septiembre se celebra el Día Internacional de la Paz. La Asamblea General de las Naciones Unidas ha decretado que este día se dedica a reforzar los ideales de la paz en todas las naciones y pueblos del mundo.

La celebración de este año se dedica a la conmemoración del 30º aniversario de la Declaración de la Asamblea General sobre el Derecho de los Pueblos a la Paz , en la cual se reconoce que la promoción de la paz es esencial para el pleno disfrute de todos los derechos humanos. Este Día brinda la oportunidad de reafirmar el compromiso de las Naciones Unidas con los propósitos y principios sobre los que se fundó la Organización.

El Día Internacional de la Paz fue establecido en 1981 por la resolución 36/67 de la Asamblea General para que coincidiera con la sesión de apertura de la misma, que se celebra anualmente el tercer martes de septiembre. El Día de la Paz se conmemoró por primera vez en septiembre de 1982.

En 2001, la Asamblea General aprobó por unanimidad la resolución55/282, que estableció el 21 de septiembre como un día de cesación del fuego y de no violencia a nivel mundial.

La ONU invita a todas las naciones y pueblos a que cumplan una cesación de hostilidades durante todo ese Día y a que también lo celebren mediante la educación y la sensibilización del público sobre todos los temas relacionados con la paz.