Por Clemente González

16 de Septiembre de 2014

A pocos días del 204 aniversario de la Independencia de México, la gente está divida en sus argumentos, por un lado, la que está conforme con el accionar del Presidente Enrique Peña Nieto y por el lado opuesto la que está en contra de sus Reformas, de sus errores, o ya no sé, si solo por ser del Partido Revolucionario Institucional.

Para ser sinceros la gente siempre va a tener de que quejarse, puede haber cero inseguridad, cero desempleo, cero impunidad, etc… pero esa gente “inconforme” siempre va a estar. La mayoría de la población que trata de “sacar su lado patriota” son los jóvenes en un promedio de edad de 17-25 años.

Es común a esta edad (me incluyo) que tengamos un fácil y rápido acceso al internet, donde somos capaces de ver videos, notas, audios y todo tipo de información que en la televisión no vemos, pero eso nos ayuda a generar juicios de opinión sobre un determinado caso, existe una gran diferencia entre ser crítico o criticón.

Este 15 de septiembre del 2014 no hay nada que festejar, nada que nos haga sentir orgullosos, pero lo que sí es evidente, es que SERÁ DIFERENTE, porque el país ya está en movimiento, lo único que podemos hacer es esperar a que mejore la situación económica, social y política de México.

A comparación de otros años, los 15 de septiembre solían ser iguales a los de los últimos 70 años, pero este, este trae consigo aires de esperanza, de innovación, de RENOVACIÓN para un país detenido.

Los cambios suelen ser buenos y malos, largos y cortos, pero nunca FIJOS. Siempre se debe estar en movimiento para avanzar, para crecer, para mejorar… en estos momentos es imposible detenerse, en cualquier aspecto, en lo educativo, en el tecnológico, en el de salud, etc. El movimiento es fundamental para mejorar.

Como es de conocimiento de muchos, la historia ha sido modificada en algunas ocasiones, por los intereses de algunos o de un personaje en específico, sin embargo la misma historia nos relata lo que tuvo que pasar hace 204 años en nuestro país para ser lo que ahora somos, un país libre y democrático.

Esto último suena muy bonito pero la verdad es que en ese aspecto no estamos haciendo las cosas bien, la gente es testigo día con día de lo que significa esto, no le alcanza con el salario mínimo para sobrevivir, sufre día con día la inseguridad, la falta de atención médica, el desempleo, son muchísimos problemas a los que los mexicanos se enfrentan, para mi… esa gente merece respeto.

No es fácil vivir en un país tan desigual, no es fácil ver como los “ricos” tienen lujos innecesarios, es triste y a la vez decepcionante ver en lo que nos hemos convertido, por ello la necesidad de redoblar esfuerzos para crear una igualdad entre la población. Eliminar la clase social “clase baja baja” (35% de la población del país, unos 39.3 millones de mexicanos. Se ubicaron aquí a trabajadores temporales, inmigrantes, comerciantes informales, desempleados, y gente que vive de asistencia social).

Para que realmente exista una “celebración nacional” como hoy 15 de septiembre debemos cambiar todos los mexicanos y tratar de confiar en el trabajo de NUESTRO PRESIDENTE Enrique Peña Nieto.

Los insultos, los reclamos, los tweets, los estados en Facebook, no harán que cambie el país. Si quieren un CAMBIO… No lo hagan por Twitter ni Facebook. Háganlo en su casa, en su escuela, en su trabajo, en LA VIDA REAL, dejar de un lado las diferencias políticas, sociales, o existenciales y empezar a movernos TODOS. Porque los únicos beneficiados seremos nosotros.

Contacto: Clemen.siliceo@nullgmail.com