Cuando andaba en campaña a Enrique Peña Nieto se le pedía desde la sociedad que, de llegar a la presidencia, desapareciera las diputaciones y senadurías plurinominales, él ofreció reducir cien de las doscientas que actualmente existen; ese fue uno de los compromisos de campaña, en cumplimiento del cual instruyó a su partido, el PRI, iniciar recolección de firmas y entregarlas al Senado de la República solicitando una consulta popular para dar de baja 100 diputaciones plurinominales y 32 senadurías. En la consulta es obvio que será aplastante el número de votos en pro del descuento; en cambio, la clase política hará mutis porque resultará afectada al perder 132 plazas que intercambiaban entre sus congéneres.