No lo saben hacer o simplemente es inocultable la estrategia. Para quien dude que el proceso electoral 2015, con extensión al 2016 ya inició, aplíquese a explicar por qué el procurador de justicia se trasladó al campo de alojamiento que los 400 Pueblos acondicionan cada vez que vienen a Xalapa para comunicarles que “existe reconocimiento expreso de que se violaron los derechos humanos” del líder de esa organización. El siguiente capítulo, ya se sabe, será venir a Xalapa bailar frente a las oficinas de la Comisión de Derechos Humanos para apremiarla en la solución de este asunto, que emita recomendaciones y en su caso sanciones e inhabilitaciones a “quienes resulten responsables”, ¿quiénes son esos “responsables”? Pues Patricio Chirinos, Miguel Ángel Yunes Linares, Alejandro Montano Guzmán, Dante Delgado y Miguel Alemán Velasco. Se entienden ciertas fobias y temores, pero ¿qué necesidad de involucrar a quienes en un momento dado pueden servir de puentes de salvación?