Eso de la Fuerza Civil que será presentada por el gobernador en el curso de esta semana, o la próxima, más parece fruto de las circunstancias que un diseño de estrategia para combatir al delito; sin embargo, concediendo que fuera el producto de un plan previamente diseñado, como está la situación en materia de seguridad pública en el estado de Veracruz el anuncio no ha levantado expectativas alentadoras, no porque se rechace su implementación sino porque viene a sumarse a nombres como el Veracruz Seguro, el Mando Único y los Blindajes, que no han dado un resultado que marque diferencias. En ese contexto, la Fuerza Civil se asemeja a una última instancia tras la cual, de no producir resultados, solo quedará la opción de pedir auxilio a la Gendarmería.