Dice Jesús Zambrano que en la reciente elección nacional de consejerías en el PRD cada “quien quedó del tamaño de su influencia”, de esa manera refiere que su grupo obtuvo poco más del 50% de la votación a su favor y, en cambio, los grupos de Ebrard, Encinas, Bejarano, etc., apenas pintaron. Como se sabe el senador Carlos Navarrete es quien se enfila para tomar la dirigencia nacional del partido amarillo por haber obtenido una votación cercana al 70 por ciento, gracias a las dos corrientes o tribus más fuertes: Nueva Izquierda y ADN, de Héctor Bautista, quien con esto desplazaría a Bejarano de la Secretaría General del PRD. Navarrete tomará posesión el cinco de octubre próximo, consolidando al grupo de Los Chuchos. Nada parece oponerse a los Chuchos, salvo la demanda de Ahumada desde Argentina que pide un embargo a las prerrogativas del PRD por adeudo de 400 millones de pesos, más intereses, 120 millones de pesos. (Aunque aquí realmente la bronca le puede pegar a Rosario Robles).