Por Silvia Núñez Hernández

1 de septiembre del 2014

 

Por medio de mi amiga Blanca Aquino –quien vino desde Veracruz a visitarme en este frío lugar- agradezco a toda mi gente las muestras de cariño que mantienen hacia mi persona. Con atención he escuchado cada uno de los relatos que me cuenta mi querida Blanca, sobre las muestras de apoyo y de cariño que han ejecutado en las calles. Sobre las agresiones que han sufrido, constatando que no soy la única que ha padecido el abusivo uso del poder. A todo eso, les digo que el día de hoy con los relatos que escuché, me llené de esperanza y sobre todo, supe que jamás me dejarán sola, que cuento con ustedes y pese a no tener una causa para estar contenta, hoy pude dibujar en mi rostro una pequeña sonrisa por tan afortunada que me siento al tenerles.

 

El cautiverio me preocupa, pero lo que actualmente me tiene dolida, es no ver el hermoso rostro de mi hija y poder abrazarla tan fuertemente hasta que pueda dormirse en el regazo de su mami. Sufro, sé que su pequeña capacidad no comprende aún la maldad de los adultos.

 

Blanca no únicamente trajo consigo su importante presencia. También me hizo entrega de más tesoros que recibí con mucha alegría, pues llenarán de luz mi celda en esta semana. Me entregó alrededor de 30 cartas, donde ustedes me expresan todos sus sentimientos y me brindan sus bendiciones y oraciones para poder soportar este encierro.

 

Gracias, no tengo palabras para poder externar lo que agradecida que estoy con ustedes.

 

Aún mi estado de salud no es nada bueno. Sigo con las molestias en las cervicales, tengo en este momento problemas con mi presión arterial, que causaron que me desmayara, originando que al caer, todo el peso de mi cuerpo cayera en uno de mis brazos provocando un severo moretón.

 

Mi familia no me ha dejado sola. Mis padres y mis hermanos aquí conmigo, son ellos los que me cuentan cada una de las manifestaciones que ustedes mis queridos amigos han organizado para exigir mi libertad.

 

La vida no me alcanzará para agradecerles tantas muestras de cariño. Viviré eternamente agradecida por estar tan bendecida al tenerles.

 

La libertad, un derecho constitucional

 

La libertad representa para un ser humano, la facultad y derecho de elegir, de responsabilizarse de sus decisiones, de decidir cómo actuar y cómo conducirse en la sociedad –claro está sin perjudicar nunca a terceros- es decir, es una condición y derecho básico para un ser humano.

 

“El diccionario de la Real Academia Española, argumenta que el estado de libertad define la situación, circunstancias o condiciones de quien no es esclavo, ni sujeto, ni impedido al deseo de otros de forma coercitiva. En otras palabras, aquello que permite al ser humano decidir si quiere hacer algo o no, lo hace libre, pero también responsable de sus actos. Pues la libertad implica una clara opción por el bien y el mal, solo desde esta opción se estaría actuando desde la concepción de la Teleología (…) La quinta acepción del término define la libertad como la “facultad que se disfruta en las naciones bien gobernadas de hacer y decir cuanto no se oponga a las leyes ni a las buenas costumbres”. En base a ello, la protección de la libertad interpersonal, es objeto de una investigación social y política (…) El fundamento metafísico de la libertad interior es una cuestión psicológica y filosófica. Ambas formas de la libertad se unen en cada individuo como lo interno y lo externo de una malla de valores, juntos en una dinámica de compromiso”.

 

Cuando una persona es privada de su libertad a causa de su responsabilidad, puede pensarse que dicho individuo está preparado a caer en la cárcel a causa de sus malas decisiones. Cuando la privación de la libertad se genera por un acto fortuito, donde se conjuntan dos o más elementos y provocan un accidente lamentable, es cuando genera una confusión en la persona que está siendo privada de tal derecho.

 

Para María Josefina Gamboa Torales su vida cambió el 12 de julio de 2014, cuando sin pretenderlo, atropelló y dio muerte al joven José Luis Burela Pérez, quien sin tomar precaución alguna cruzó de manera temeraria el arroyo vehicular –teniendo un puente peatonal a pocos metros- esquivando al primer auto, pero encontrándose de repente con el coche de la columnista del Notiver la cual salía de una reunión laboral con dos de sus colaboradores pues realizarían un desayuno con mujeres.

 

Está demás volver a reiterar la forma cómo el gobierno del estado a cargo de Javier Duarte de Ochoa con el apoyo del procurador de General de Justicia en el estado, Luis Ángel Bravo Contreras, su ex pareja, el subprocurador de Justicia de la región centro, Leopoldo Muñiz Descalzo, el secretario de Seguridad Pública, Arturo Bermúdez Zurita y el director de Comunicación Social, Alberto Silva Ramos, se han preocupado de maquilar –con los medios de comunicación a modo- una campaña de mentiras en contra de la periodista y titular con licencia del Instituto de Mujeres de Boca del Río, María Josefina Gamboa Torales.

 

En este momento, la columnista se ha convertido en presa política. En medio de la falta de ética del estado, quien no ha vacilado en implementar todo lo que está en su alcance para mantenerla privada de su libertad, ha ordenado infinidad de vejaciones al debido proceso, el cual ha sido violentado de principio a fin, atropellando en todos y cada uno de sus derechos constitucionales de Maryjose Gamboa.

 

El abogado de la periodista, Jorge Winckler Ortíz, advierte que el caso será turnado al juez Federal del Distrito de Tuxpan. Será él quien emita la sentencia sobre el amparo contra la formal prisión. En esta etapa, dicho juez tendrá que analizar las pruebas presentadas por el gobierno del estado –ojo, sí amable lector, porque es el que está interesado de retener en prisión a la periodista- en donde aluden a la supuesta “temeridad” y “estado etílico” que de acuerdo a su defensa no ha podido sostener. Su dicho está más truqueado y hasta ahora todos y cada una de las pruebas presentadas por el abogado del gobierno, Jorge Reyes Peralta, están pendiendo sobre alfileres.

 

Su éxito lo ha concentrado en el abusivo uso del poder. No tienen elementos para tener a la periodista en la situación en la que la mantienen. La defensa advierte que la causa del cautiverio de María Josefina Gamboa Torales es derivada de que el gobierno de Javier Duarte de Ochoa así lo ha ordenado, atropellando su derecho a libertad bajo fianza, como normalmente lo establece el Código Penal de Veracruz, el cual estipula el derecho a la libertad bajo fianza en situaciones similares al de la columnista.

 

Tendrá el juez Federal del Distrito de Tuxpan -a partir de la siguiente semana- de 1 a 90 días para dictarle la sentencia analizando las supuestas pruebas presentadas en su contra para determinar si la responsable de tan lamentable accidente es María Josefina Gamboa Torales o fue derivado de la falta de precaución de José Luis Burela López, quien cruzó la avenida de manera temeraria y sin precaución, pese a ver advertido que venían dos autos por dicha arteria.

 

Tenemos fe que la autoridad federal realice su trabajo sin presión alguna. Daremos el beneficio de la duda, esperando que se haga justicia y se determine de una vez por todas, que la responsabilidad de este lamentable accidente no fue responsabilidad de María Josefina Gamboa sino por la forma tan inesperada con la que cruzó la avenida el joven Burela.

 

Quejas y comentarios:

 

fueradefoco@nullagnveracruz.com.mx

fueradefoco67@nullgmail.com

 

Twitter:

@AGNVeracruz

 

Facebook:

AGNVeracruz

 

Visita www.agnveracruz.com.mx

Periodismo puntual y con sentido