ancianosmexicanos

Xalapa, Ver. 24 de Sep. (SPI/Kaleydoscopio).-  Las familias mexicanas que tienen un anciano deben saber que requieren cuidados y respeto, solidaridad social que les permita tener calidad de vida y salud, indican académicos integrantes del Seminario Universitario Interdisciplinario de Envejecimiento y Vejez (SUIEV) de la UNAM.

Datos de Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) señalan que en 1970 los mexicanos vivían en promedio 61 años; en 2000, unos 73, y en 2014 la esperanza de vida es de casi 75. Para 2030 se espera sea de 77 años. 

Entorno social en que la Población Económicamente Activa (PEA) alcanzó 52.1 millones de personas, 58.6% de la población de 14 años y más. De ellos, 4.3 millones son de 60 años y más (8.4% de la PEA total); 97.7% está ocupado y el resto, no.

Para los indicadores de informalidad laboral del Inegi hay una población de 65 y más de 8.9 millones: 2.4 millones de ellos son población ocupada, que representa 26.9%. De éstos, 1.9 millones son informales y sólo 514 mil son formales, es decir, tres de cada cuatro individuos de este grupo poblacional son informales.

Los investigadores de la UNAM indicaron que el Estado y los tomadores de decisiones deben enfocarse en esta nueva situación sociodemográfica para que no nos tome por sorpresa, tanto en el ámbito de las pensiones como de la salud, abundaron.