Respecto al paro de labores en las jurisdicciones de Córdoba y Orizaba, que incluye la renuncia de varios directores de centros de salud, el secretario del ramo, Antonio Nemi, aclara que el dirigente sindical acude a ese mecanismo de presión porque siente amenazados sus privilegios y múltiples canonjías a las que se pretende darle fin. “En Orizaba, una supervisión somera detectó más de 80 personas que no estaban presentes en su centro de trabajo. Sólo en la oficina central. Podría tratarse de gente que no acude a laborar. En Córdoba, personas con nexos familiares y afectos del dirigente sindical gozan de privilegios inaceptables. Una persona de Peñuela ha faltado a trabajar por semanas consecutivas…”Hay falsificación de pliegos de viáticos, sustracción de combustible, ausentismo, improductividad, denuncias reiteradas de ventas de plazas y demasiados abusos, como los constantes paros ilegales que sí causan grave daño a la población” declaró Nemi a alcalorpolitico.com.