Por Silvia Núñez Hernández

29 de septiembre del 2014

 

El “gremio” [si es que se le puede llamar así] periodístico, es un área bastante vapuleada por diferentes circunstancias y hasta por los propios integrantes. La carencia de profesionalización –pues es la única actividad que cualquiera puede ejercer- hace que los verdaderos comunicadores tengan que competir con personas con escaso nivel académico y cuando bien les va, con prófugos de otras profesiones, quienes al no tener éxito en ellas, se les hace fácil escribir y tomar fotografías. Es importante advertir que ninguno de los dos casos anteriores conoce en lo más mínimo las bases más elementales de la carrera.

 

Todo ello fomenta la “prostitución” en el periodismo que denigra la actividad, pues estos sujetos no se tientan el corazón de establecer alianzas “jugosas” con los “poderosos”. Esto hace que tampoco resulte extraño ver como “periodistas” –hasta de egresados de la carrera- someten al escarnio público a comunicadores incómodos para el sistema, con la finalidad de brindarles protección informativa.

 

Un ejemplo es lo ocurrido en la sala de Cabildo del ayuntamiento de Minatitlán a cargo de José Luis Sáenz Soto, quien ordenó a sus periodistas de “pre-pago” se fueran en contra de la colega Florencia Basulto Nelson, cuando ésta cubría la reunión entre las autoridades y ciudadanos víctimas de la delincuencia en la sala de cabildo, la cual se realizó el pasado jueves 25 de septiembre del año en curso.

 

Los propios ciudadanos habían solicitado la presencia de la colega periodista, para que ella recogiera los detalles de dicho encuentro, pues se establecería los compromisos que el “Mando Único” tendría para la protección de la sociedad, la cual se encuentra harta de la tibieza con lo que se desenvuelve en la conurbación sureña. De manera inmediata, la comunicadora fue literalmente bloqueada, hostigada e impedida a realizar su trabajo por parte de otros “colegas” que cubren la fuente, quienes son utilizados –claro está- con lucrativos beneficios económicos por parte del encargado de la imagen del alcalde, Jorge Luis Torres Marcos.

 

Es triste y lamentable la realidad que mantiene el ejercicio periodístico. Desafortunadamente muchos “colegas” se prestan al juego sucio de quienes se encuentran en el poder y hace que ese divisionismo sea el punto de quiebre para la actividad.

 

Podemos advertir que un 50 por ciento de los “comunicadores” a nivel estatal, no son egresados de alguna escuela o facultad de Comunicación o de plano, estos no tienen ni la primaria terminada.

 

El problema, es que muchos medios de comunicación permiten que este tipo de personas sean incluidos dentro de sus filas laborales, luego que muchos de ellos prestan mano de obra barata, aunque con su “participación” denigren la actividad periodística. Se sabe de rotativos que mantienen como jefes de información o redacción a personas que sin instrucción académica –y al tener muchos años en el ejercicio- logran posicionarse con los propietarios de los medios informativos.

 

El divisionismo y la falta de solidaridad entre los periodistas hacen que la actividad se encuentre realmente denigrada.

 

Mientras los profesionistas de la carrera de Comunicación no exijan que sean sancionados aquellas personas que ejerzan la actividad sin la cédula profesional, no se podrá contar con las garantías necesarias para enaltecer al periodismo veracruzano y se pueda avanzar en la protección y profesionalización de la misma.

 

“Sólo, sin gente, Veracruz es bello”

 

Para nadie es sorpresa la situación real que se vive en el estado por la anuencia y permisividad de las autoridades con la delincuencia organizada y el narcotráfico, los cuales se encuentran cómodamente operando y asentados en el estado de Veracruz.

 

Con la finalidad de contener el agresivo acto delictivo, el gobierno estatal por medio de su “vocero” Alberto Silva Ramos y el propio procurador General de Justicia en Veracruz, Luis Ángel Bravo Contreras, se dedican a utilizar las redes sociales con información maquillada sobre el posicionamiento del estado a nivel nacional en la delincuencia.

 

Error y sobre todo indignante acto, pues pese a su patético esfuerzo, las noticias nacionales y locales –junto con las redes sociales- advierten un escenario adverso donde se detallan secuestros, fosas clandestinas localizadas en diversos puntos, asesinatos, robos a casa habitación y negociaciones, en fin, una serie de actos que contrariamente contrapone lo dicho por quienes cómodamente se encuentran incrustados en el poder y cobrando altos sueldos.

 

Lo alarmante amable lector, es que cada día un cercano a nosotros ya tiene una experiencia terrible con la delincuencia organizada. Mientras que los enquistados juegan con hacer “política” y dejan en las manos de mentes perversas y corruptas, la seguridad de los veracruzanos.

 

La falta de lucidez y capacidad están llevando cada día más al estado a padecer las más decadentes circunstancias.

 

Desafortunadamente, aún la sociedad se encuentra adormecida y dócil sobre la alarmante situación existente. Son pocos los ciudadanos que exigen a las autoridades que hagan su trabajo –por lo que les estamos pagando- pero el resto, sigue considerando innecesario hacer la demanda. Lo vimos ayer en la Marcha Por la Paz que realizaron los veracruzanos por las calles del municipio de Veracruz. Alrededor de 150 personas -advertían las redes sociales y los medios de comunicación que dieron cobertura- pero comparados con el total de población existente en Veracruz-Boca del Río-Medellín y poblaciones cercanas a éstas, no hacen ni el 10 por ciento. La falta de participación, hace sentir que a los veracruzanos la seguridad de sus familias no les interesa.

 

¿Qué tiene que pasar en Veracruz para que sus pobladores despierten?

 

¿Hasta cuándo dejarán la comodidad y lucharán por sus propios intereses?

 

Despierta ciudadano, Veracruz te necesita.

 

Quejas y comentarios:

fueradefoco@nullagnveracruz.com.mx

fueradefoco67@nullgmail.com

Twitter:

@AGNVeracruz

Facebook:

AGNVeracruz

Visita www.agnveracruz.com.mx

Periodismo puntual y con sentido