Esta interrogante la formula Bartolomé, en su columna Templo Mayor en el diario Reforma de este día. Es interesante porque la senadora ya compitió hace cinco años y no pudo contra el ahora defenestrado Vallejo, a quien el PRI postuló y llevó al gobierno de Michoacán. Es hermana del entonces presidente Felipe Calderón pero ni con eso logró el triunfo, o quizás por eso. Por otro lado, Silvano Aureoles es perredista y allá tiene buen cartel, buena fama pues, pero en aquella entidad tan emproblemada por cosas de La Familia la Voluntad General podría expresarse no tanto por el perfil de los candidatos sino por el que más convenga a ciertos intereses. Todo, sin considerar a quien vaya a ser el candidato del PRI, que sin duda contará con el decidido respaldo de las autoridades del estado y las federales en la lógica de pacificar y terminar de limpiar por completo esa entidad.