La información oficial dice que “La Tuta” anda huyendo, que está acorralada, que se alimenta de hierbas, que vive en cuevas, etcétera; de ser cierta esta versión entonces tendremos que inferir que la fuente de donde proceden los videos y las fotografías que delatan las reuniones de políticos michoacanos con La Tuta es necesariamente otra, que por supuesto no será perico de los palotes sino alguien con el suficiente poder para difundir nacionalmente esas notas, clasificarlas y dosificarlas en el tiempo. Por asociación, viene a cuento el interrogante ¿Habrá fotografías de políticos veracruzanos con algún capo? Obviamente, se da por descontado que si así ocurriera no necesariamente significaría connivencia. Culpas son del tiempo.