No solo el Manchester United ni el Real Madrid pueden darse el lujo de contratar futbolistas de alta estirpe, también los Gallos Blancos de Querétaro se pueden otorgar ese beneficio porque acaban de firmar nada menos que a una de las glorias del futbol mundial, el brasileño Ronaldo de Assis Moreira, más conocido como Ronaldinho. Abrieron la cartera, convencieron al astro y gracias a esa esplendidez los aficionados mexicanos verán jugar en nuestros estadios a un fuera de serie que jugó en Europa en el París Saint Germain, de Francia, en el Barcelona de España y en el Milán, de Italia. Ojala los jóvenes futbolistas mexicanos abreven de lo que pueda enseñarles Ronaldinho y la afición disfrute de sus genialidades.