No solo en la región sureña el abigeato azota a los ganaderos, también en el Totonacapan se quejan de esa lacra, dicen los dirigentes ganaderos que un 90% de los afectados no denuncia pues solo pierden tiempo en trámites ante el ministerio público que no resuelven nada. Aseguran que al 10% que denuncia nada les ha resultado porque nunca recuperan sus semovientes.