El Arzobispo de Xalapa, Hipólito Reyes, reconoce el esfuerzo que se ha hecho para modernizar a la policía, aunque advierte que también se debe cuidar el aspecto ético, de tal manera de evitar que los elementos policiales empiecen con prácticas corruptas. Comentó sobre el robo de, nada menos, 120 campanas de las iglesias en la entidad y se teme que ese daño prosiga. Refiere que no hay paz social y que es obligación de todos involucrarnos para conseguirla. Sin duda ese diagnóstico es certero porque refleja la realidad que actualmente vive Veracruz.