UV
Por Sabino Cruz V.
Columna Sin Remitente

24 de Octubre del 2014

 

¡Oiga! Pues que estamos a unos cuantos días de que se inaugure la vigésima segunda edición de los Juegos Centroamericanos y del Caribe 2014 [14 al 30 de noviembre]. Evento que tendrá a la ciudad y puerto de Veracruz como sede principal, y a las ciudades de Boca del Río, Xalapa, Tuxpan, Córdoba y Coatzacoalcos como subsedes. Cosa que debe tener loco de contento al comité organizador, los hoteleros/restauranteros/centros nocturnos y todos los prestadores de servicios; pero principalmente a don Javier Duarte de Ochoa, con gabinete incluido, así como a los “no críticos” ni a las “chachalacas agoreras”.

Los que no saltan de gusto, sino todo lo contrario, están verdes de coraje, son los estudiantes de la Universidad Veracruzana que verán reducido su ciclo escolar, pues deben terminar sus exámenes ordinarios el 15 de noviembre, lo cual quiere decir, que la última clase que recibirán será el viernes 31 de octubre; además de que el acceso a las instalaciones estará restringida, debiendo pasar por varios filtros de seguridad, antes de llegar a su salón de clases.

Mire usted, y con el debido respeto que me merecen don Edgar Hernández y don Quirino Moreno, más allá de ser una “chachalaca agorera”, o que esté “muy nervioso” por el notorio retraso que muestran algunas instalaciones deportivas de la ciudad capital o por la inconclusa villa olímpica, el daño colateral que el evento trae aparejado me ofusca/enturbia la visión, lo que me impide valorar en su justa dimensión la justa deportiva.

Déjeme le cuento que el consejero alumno de la Facultad de Artes Plásticas, Raúl Suazo Contreras, me comparte la inconformidad de los cientos de estudiantes que representa, no solo por la reducción del calendario escolar, y con ello la inconsistencia en los aprendizajes, sino porque les limitarán el acceso a la Unidad de Artes − sita en Belisario Domínguez # 25− debiendo entrar por La Casa del Lago UV: ¡Claro! Si pasan los perímetros de seguridad y demuestran que cursan la licenciatura de teatro, danza, música o artes plásticas.

A lo antes dicho, también habrá que agregar la oferta de otorgar algunos créditos (entre 6 a 12) “para que puedan avanzar en su plan de estudios” por parte del Dr. Capetillo [Juan Capetillo Hernández, coordinador de Asuntos Estudiantiles], a cambio de que colaboren como “anfitriones” de los deportistas centroamericanos y caribeños; propuesta que pidieron fuera cambiada por horas de Servicio Social. Sin embargo, al momento no les han comunicada la respuesta de Rectoría.

Asunto, quizás para usted de poca importancia el que le estoy narrando, pero si a la mala calidad de los servicios educativos que el Estado, a través de sus escuelas pública ofrece, le sumamos la suspensión de clases, difícilmente nuestro país alcanzará niveles competitivos, tanto en el área de la innovación tecnológica, artística como intelectual.

Usted perdone por ser tan local, e insistir con eso de los juegos deportivos, la ausencia de políticas culturales que atienda la diversidad de gustos y sensibilidades de los veracruzanos; pero como que ya le van cambiando al discurso de que el Estado tendrá proyección internacional por tanto ojos que nos verán, que el secuestro, robo con violencia, ajuste de cuentas y demás demostraciones de conductas antisociales son cosa del pasado.

La creciente inconformidad de los jóvenes en edad de estudio no surge por la desaparición de 43 estudiantes de la Escuela Normal de Ayotzinapa el pasado 26 de septiembre; simplemente es la gota que está a punto de derramar un vaso lleno de injusticia social, corrupción, incompetencia en la administración pública, fraude, inseguridad, pobreza: señores que han hecho de la política su modus vivendi, el país se les está diluyendo entre las manos, no sean más ciegos que Orestes ni tan necios como Yocasta. Vean y escuchen a un pueblo que está cansado de tanta tranza y de ser gobernados por incontinentes.

 Comentario breve

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) en la semana que está por terminar recomendó a la Secretaría de Educación Pública (SEP) que tome medidas más efectivas para frenar el acoso/abuso sexual que va en aumento de manera significativa, tanto en las escuelas públicas como privadas.

Acostumbrados a los primeros lugares, el estado de Veracruz ocupa el segundo puesto en quejas reportadas por agresiones sexuales en centro escolares con 190, seguido por el Estado de México con 156, (http://www.cndh.org.mx/sites/all/fuentes/documentos/Recomendaciones/Generales/REC_Gral_21.pdf). Del análisis legislativo realizado la Comisión encontró que el abuso sexual, el estupro, la violación, el hostigamiento y el acoso sexual son conductas tipificadas como delitos en los códigos penales de las entidades federativas, sin embargo, no en todos los casos son calificados como graves.

Por otra parte, encontró que si los delitos sexuales son cometidos por un servidor público [profesor(a), directivo], el castigo sólo consistirá en moverlo de la escuela y pasarlo a las oficinas centrales. Pasados los años [email protected] reinstalan, y hasta una (sub)dirección le darán. La comisión recomienda que en estos casos debería imponerse como pena la destitución e inhabilitación para ejercer cargos públicos.