“El prestigio de México en el mundo está deteriorado, la imagen presidencial está lastimada, la credibilidad en el gobierno ha disminuido, se nota un gabinete desconcertado, se nota un gabinete con falta de ánimo, incluso, se nota un ánimo social de incertidumbre y de falta de confianza en la conducción del gobierno”, lo dijo Carlos Navarrete, presidente del PRD, ante el pleno de su Consejo Nacional. También exhortó a sus correligionarios a enderezar el rumbo o correr el riesgo de “convertirse en la generación responsable del fracaso del partido”. Llama la atención su posición respecto del presidente Peña Nieto pues su grupo, el de Los Chuchos, es el más proclive a la idea colaboracionista que tanto le critican al interior de su partido quienes se oponen a esa estrategia. ¿Será que recompone el rumbo? Falta poco para saberlo.