Ya está concluyendo 2014, que ha sido un año de contrastes, visto desde el gobierno y desde la sociedad; inició con la expectativa sobre si las reformas legislativas iban a concretarse, una vez consumadas levantó polvareda social, sobre todo la educativa cuyo colofón de protestas aún podemos ver. El mundo se asombró, el gobierno de México daba muestras de su extraordinaria capacidad para negociar y sacar adelante la infraestructura legislativa que va a cambiar al país; su presidente recorrió Europa, América y los Estados Unidos entre vítores y reconocimientos…hasta que apenas empezado el otoño sobrevino la desgracia de Iguala que ha contaminado el ambiente social mexicano al extremo de que el gobierno vive su más angustiosa debacle. El 2015 se avizora todavía más conflictivo pues es año electoral: elegiremos diputados federales, en nueve estados habrá cambio de gobernadores en Baja California Sur, Campeche, Colima, Guerrero, Michoacán, Nuevo León, Querétaro, San Luis Potosí y Sonora. La convocatoria se publicará el 6 de enero. Será un año de debate electoral combinado con crisis económica por la drástica baja de los precios del petróleo.