Ángel Rafael Martínez Alarcón
11 de diciembre de 2014

 

Dentro las celebraciones del 150 aniversario de la erección del Obispado de Veracruz con sede en la ciudad de Xalapa, el pasado 6 de diciembre, en una majestuosa celebración eucarística en el Estadio Xalapeño “Heriberto Jara Corona “con la participación de miles de creyentes católicos procedentes de las parroquias de los 35 municipios veracruzanos y uno poblano pertenecientes a la arquidiócesis de Xalapa de la Inmaculada, dividida en doce decanatos. Presidiendo el acto litúrgico en Nuncio Apostólico en México, Christopher Pierre, y el IV arzobispo de Xalapa, don Hipólito Reyes Larios, como el Obispo emérito de Xalapa, don Sergio Obeso Rivera, así como los obispos de la provincia eclesiástica de Xalapa: Tuxpan, Papantla, Veracruz, San Andrés Tuxtla, Coatzacoalcos, Orizaba y Córdoba. Como también autoridades civiles. Por vez primera en más de doscientos años que la Imagen en bulto de la virgen de la Inmaculada Concepción, patrona de la ciudad de Xalapa, salió para presidir la eucaristía multitudinaria; acompañaron a la procesión, con la corona para la Virgen, cargada por niños y las reliquias del corazón del V obispo san Rafael Guizar y Valencia que la transportaron mujeres. La procesión salió de la Catedral Metropolitana de Xalapa con destino al Estadio, fue transportada por 150 hermanos de las Comunidades del Camino Neocatecunado, todos uniformados con pantalón negro, camisa blanca, y corbata roja, con pasos marciales y coordinados caminaron por las calles de Enríquez, Viaducto, Zaragoza, Hidalgo, Díaz Mirón, Cayetano Rodríguez Beltrán hasta llegar al Estadio; con los cánticos marianos propios del Camino, acompañado por los integrantes de todas las comunidades de la arquidiócesis.

El gran acontecimiento para la Iglesia Católica Apostólica Romana, en el siglo XX fue la convocatoria de san Juan XXIII para la realización del Concilio Vaticano segundo, con la firme intención de discutir la situación de la Iglesia en los tiempos modernos, ya había pasado la Segunda Guerra Mundial, eran los días de la Guerra Fría, entre los Estados Unidos de Norteamérica y la antigua Unión de Repúblicas Socialistas Soviética, estaban en marcha los movimientos libertarias de las antiguas colonias europeas en África y Asia; Cuba experimentaba su revolución social. En nuestra nación eran los días felices del milagro mexicano. Ya sin mencionar los grandes avances tecnológicos y científicos de inicios de la década de los sesenta del siglo XX. El Papa Juan XXIII vio la urgencia de convocar a todos los obispos del mundo para trabajar en la renovación de la iglesia; lamentablemente la muerte sorprendió al Sumo Pontífice, en 1963. Es electo Pablo IV para continuar en el trono petrino; para seguir con los trabajos del Concilio hasta su promulgación en 1965. Son muchos los frutos del Concilio Vaticano II, toda una renovación para actualizar a los tiempos modernos a la iglesia, el último concilio databa de finales del siglo XVI, el famosos Concilio de Trento. En la España franquista se preparaban los festejos del 25 aniversario del triunfo del nacional-catolicismo, es ese ambiente donde un joven Pintor egresado de Bellas Arte, Premio nacional, Francisco José Gómez Argüello, hoy mundialmente con Kiko junto con Carmen Hernández, egresada de la facultad de química, están viviendo una crisis existencial, se van a vivir las barracas de Vallecas – Las Palomeras, una zona marginada y obrera en la capital Española, con los gitanos, y una serie de marginados de la sociedad franquista, y ambos jóvenes empiezan a predicar las promesas evangélicas con la gran sorpresa que hubo respuesta de parte de estos marginados. Meses más tarde bajan la Parroquia de la Paloma para empezar vivir la liturgia católica, juega un papal fundamental el Arzobispo-cardenal Casimiro Morcillo. Para el año de 1968, Kiko y Carmen pasan a Roma, para fundador la primera comunidad en la parroquia de Mártires Canadienses. Seis años más tarde se fundan las primeras comunidades en el México, en nuestra ciudad de Xalapa.

En México, el Camino Neocatecumanal fue recibido en la Arquidiócesis de Xalapa, siendo su titular don Emilio Abascal y Salmerón, 3º. Arzobispo de Xalapa; son enviados por parte de Kiko y Carmen, al sacerdote Veracruz, Alberto Zamora Salicup, Carlo Roto, Pilar Antelo, para abrir el camino en nuestro país. Es el Dr. José B Zilli Manica, párroco de la Iglesia del Calvario, siendo de los primeros párrocos que aceptan las catequesis de una nueva experiencia religiosa; la convivencia de inicio del camino se realizó en la primera quincena de diciembre de 1974, hace 40 años, siendo fieles de las parroquias de Catedral, El Calvario y San Gerónimo en la ciudad de Coatepec. Así las Comunidades del Camino Neocatecumenado siguieron los pasos de la evangelización de abril de 1519. Hoy en varias diócesis del país, encontramos comunidades, así como la apertura de dos seminarios Redemptoris Mater. En el mundo también en la mayor parte de la naciones encontramos a las Comunidades de manera especial en naciones no católicos, en el Asia, África. La Curia Romana aprobó los Estatutos para el Camino, con fecha del 11 de mayo de 2008, luego muchos años de estudios por instancias propias del Vaticano.

El Sumo pontífice ha dicho del Camino: Tanta gente se polariza hacia estas comunidades Neocatecumenales, porque ve que en ellas hay una sinceridad, una verdad, hay algo vivo y auténtico, es Cristo, que vive en el mundo. Que esto suceda con nuestra bendición apostólica. S. S. Pablo VI, su sucesor Juan Pablo I, por la brevedad de su pontificado, no hay comentarios a sobre el Camino. San Juan Pablo II, a los largo de sus 27 años de pontificado dio muchas declaraciones, y así su total apoyo. Juan Pablo II, afirma: Entre las realidades suscitadas por el Espíritu en nuestros días figuran las comunidades Neocatecumenales, iniciadas por el señor K. Argüello y por la señora C. Hernández (Madrid, España), cuya eficacia para la renovación de la vida cristiana era acogida por mi predecesor Pablo VI como fruto del Concilio: “Cuánta alegría y cuánta esperanza nos dais con vuestra presencia y con vuestra actividad. SS. Benedicto XVI: En todo caso, he conocido a los neocatecumenales desde el inicio. Ha sido un Camino largo, con muchas complicaciones, que existen todavía, pero hemos encontrado una forma eclesial que ya ha mejorado mucho la relación entre el Pastor y el Camino. ¡Y así vamos adelante! Lo mismo vale para los demás movimientos.

SS. Francisco, ya en Buenos Aires, Argentino siempre ha apoyado a las comunidades del Camino, ya como Papa ha dicho:os doy las gracias por el bien inmenso que estáis haciendo a toda la Iglesia.

En 2005, escribí uno de los primeros artículos: “Comunidades del Camino Neocatecumenal (CCN) de la iglesia Católica” en Vargas Guadalupe, Devoción y creencia religiosa en el amanecer del tercer milenio, Editora del Gobierno del Estado de Veracruz, Xalapa, 319- 370 pp.