Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), un tercio de la población de América Latina sigue viviendo en pobreza e informalidad y la desigualdad es acentuada, esta situación provoca las manifestaciones sociales, la desconfianza en las instituciones públicas y en los partidos políticos, dijo su titular, Ángel Gurría en la Cumbre Iberoamericana, en donde recomendó la urgencia de las reformas estructurales para “mejorar la competitividad”.