Por Silvia Núñez Hernández
29 de diciembre del 2014

Lo vivido en el fraccionamiento Valente Díaz en el municipio de Veracruz, es realmente alarmante. Aparentemente habitantes en pleno uso de su autoprotección, –integrantes de la brigada de “Vecinos Vigilantes” – capturaron a un supuesto delincuente y literalmente lo asesinaron a golpes. En vida ese hombre se llamó Edilberto Ambriz Chávez, el cual fue identificado por su ex esposa. La mujer detalló que su ex pareja era mecánico-eléctrico y niega que se dedicara a alguna actividad delictiva o fuera un secuestrador.

La familia del finado interpuso una denuncia bajo investigación ministerial 1847/2014 en la Agencia Séptima del Ministerio Público, donde se advierte que el mécanico-eléctrico tenía su domicilio en el fraccionamiento Hacienda La Parroquia y contaba con la edad de 40 años.

Los perpetradores de este asesinato, según la Procuraduría General de Justicia de Veracruz (PGJV) fue ejecutada por parte de los “Vecinos Vigilantes” de la unidad habitacional Valente Díaz. La autoridad alude sobre una supuesta cartulina escrita y pegada a su cuerpo del hombre, quien pendía amarrado a un poste y en donde se atribuían el asesinato.

¿Hasta dónde será cierta esa versión? Pues según Luis Ángel Bravo Contreras existen testigos sobre en el momento de estar siendo ejecutado Edilberto Ambriz Chávez y son quienes señalan a los “Vecinos Vigilantes” como los perpetradores de tal linchamiento. El problema es que a este sujeto, su credibilidad no encuentra bien posicionada y lo que diga, siempre se cuestiona por inherencia.

Desafortunadamente amable lector –y sin la intención de justificar el asesinato– este es el resultado de la incompetente acción de parte de la Secretaría de Seguridad Pública a cargo de Arturo Bermúdez Zurita. Es decir, ni la “mentada” Fuerza “In-Civil” presentada con “bombo y platillo” ha logrado solucionar la ola actos delincuenciales a casa habitación, levantones y balaceras ejecutados tanto en la conurbación Veracruz-Boca del Río-Medellín, como en los 209 municipios restantes y que integran la entidad veracruzana. Si ésta dependencia en verdad brindara resultados, los vecinos no tendrían que organizarse para auto protegerse.

Lamentable este suceso que no abona en lo absoluto a la tranquilidad de los ciudadanos. Intolerable es saber de la incompetente acción y omisión con la que se maneja la SSP y de parte de la Procuraduría General de Justicia en el estado provoque situaciones como la vivida en la Valente Díaz. Podemos decir que tanto la SSP y la PGJ fungen como “elefantes blancos” pues no existe una sola acción o línea de investigación que realmente solucionen.

Esperemos que dicho suceso el gobierno de Javier Duarte de Ochoa no lo tome como “bandera” para irse en contra de los ciudadanos organizados intentando criminalizarlos y por estrategia pretenda disolverlos, pues lo hacen ver como un gobierno fallido e inepto.

 

Contacto:

fueradefoco@nullagnveracruz.com.mx

fueradefoco67@nullgmail.com

 

Twiiter:

@AGNVeracruz

Facebook

AGNVeracruz

 

Visita www.agnveracruz.com.mx

Periodismo puntual y con sentido