Según, es para detener el endeudamiento de estados y municipios, un argumento baladí, cuando solo es para encubrir la corrupción y el desorden administrativo con el que han manejado los recursos públicos sin control ni medida gobiernos y municipios. El voto en contra del senador Mario Delgado, del PRD, lo expresa claramente: “si lo que queríamos era detener el endeudamiento en los estados, lo que se está proponiendo es legalizar a nivel constitucional las malas prácticas que han seguido estados y municipios”. Con la reforma ahora el Congreso aprobará “proyectos de endeudamiento” ya no “los montos de endeudamiento” como estaba redactado. Pero el senador Cordero, que aprobó la reforma, argumenta que con la nueva ley se evitarán endeudamientos inexplicables “si hoy estas modificaciones estuvieran en práctica y funcionando sabríamos en qué gastó el gobernador Humberto Moreira cada uno de los pesos y los dólares con los cuales endeudó a los coahuilenses”.