gotita
Luis Ortiz R.
24 de diciembre de 2014

Resulta preocupante para el partido en el poder que los ciudadanos puedan ser elegidos para ocupar puestos de elección popular. Dentro del magisterio la repulsa a los candidatos del PRI se hará evidente en las urnas. Los maestros están deseosos de cobrar la factura a los líderes sindicales priistas y cobrar la afrenta y golpiza que con anuencia del gobierno local se les propinó en el desalojo de la plaza Lerdo. Por tales razones, resulta atractivo el acercamiento del Dr. Carlos Luna Escudero con el magisterio lastimado por las Reformas educativa y energética, que ha implementado el Gobierno Federal.

Una lesión a los derechos laborales y la otra el bolsillo al pagar el incremento a la gasolina. Existe información de que Carlos Luna ha sabido tejer finito alianzas con maestros que formaran parte de su estructura que lo llevará a ocupar una curul en la diputación federal. Hoy más de tres en el edificio tricolor comienzan a comerse las uñas.

Y es que en el Distrito Xalapa urbano el PRI tiene focos rojos desde hace muchos meses, sobre todo cuando la ex alcaldesa Elizabeth Morales dejó un tiradero en el Ayuntamiento y en las colonias sólo se presentó a regalar cobijas tiesas a los más desprotegidos.

El descontento social no sólo es privativo de las huestes magisteriales, esta inconformidad se ha extendido a los pensionados que son tratados como ciudadanos de segunda. Anteriormente el efecto de inercia electoral en las elecciones federales beneficiaba a muchos candidatos, como en el caso de Uriel Flores Aguayo que le ganó al prepotente y desgastado Reynaldo Escobar. En esa ocasión el efecto “peje” le dio el último empujón a Flores Aguayo.

Hoy no habrá ese efecto, cada candidato tendrá que ganar el voto a pulso y sudor, los candidatos tendrán que convencer al electorado con ideas y propuestas congruentes. Por eso hoy existe una posibilidad tangible y ciudadana en la propuesta que hace Carlos Luna Escudero. Un hombre bien nacido que ha sabido ganarse la vida de manera honrada y limpia. Su cercanía con las clases populares lo hace un serio contrincante para cualquier candidato del partido que sea.

Uno de los aciertos de este empresario y ahora candidato ciudadano ha sido la postura crítica ante el poder en turno. Es amigo de políticos poderosos, pero eso no lo hace fuerte, su fuerza radica en el saludo que le da al taxista, en el reconocimiento de muchas generaciones que egresaron de su prestigiada Universidad, su fortaleza está en el conocimiento de las necesidades de la ciudadanía xalapeña.

Hoy por hoy, los ciudadanos xalapeños tenemos una posibilidad real de elegir un Diputado emanado de las calles, de la colonia, un candidato que no tenga compromiso con el poder en turno. Hoy Carlos Luna Escudero, es candidato ciudadano. Hoy es momento de cerrar filas y dejar que la democracia ciudadana haga acto de presencia en nuestra ciudad. Xalapa se lo merece. Los xalapeños no lo merecemos.