Uno de los sindicatos al que el fin del corporativismo en el sistema político mexicano afectó electoralmente es el de Azucareros, que en tiempos de la CTM liderada por Fidel Velázquez era de los más fuertes pilares del PRI por el gran número de votos que aportaba al PRI. Pero ya no hay tal, el sindicato, sus dirigentes, ya no controlan la manera de votar de sus afiliados, por lo que ahora el dirigente nacional de los azucareros anda penando porque el PRI le asigne candidaturas a diputado federal, lo cual parece difícil.