Virginia Duran Campollo
11 de diciembre de 2014

Enrique Peña Nieto es un hombre acotado, un mandatario inútil para la mayoría, desgastado física y anímicamente. El repudio es latente y las encuestas serias, no cooptadas, arrojan una baja notable en la aceptación nacional. Solo un 12% por ciento lo acepta y si hoy fueran las elecciones, habría un 70% de abstencionismo. Las irregularidades continúan sumando. No le importa o no sabe qué hacer para la solución de los problemas que cada día suman más, sobre todo en lo que a inseguridad se refiere. La ineptitud mostrada por el caso Ayotzinapa, sobrepasa al entendimiento internacional y no se concibe que un jefe de estado se encuentre tan inhabilitado. La delincuencia se alza y en vez de disminuir, crece con actos cobardes y asesinatos de violencia extrema. El presidente y sus hombres: Videgara y, Osorio Chong, Murillo Karam son una parodia lamentable de lo que debiera ser un grupo político fuerte y eficiente. En respuesta la credibilidad de la nación va a la baja. *** Discursos, creación de institutos y nada de acciones. Hasta el más débil mental puede registrar una solución pues la exigencia es rotunda: combate a la corrupción. ¿Por qué no actúan en contra de los infractores?, ¿qué les impide llamar a cuentas al ex gobernador Aguirre, culpable por donde se le vea?, ¿por qué han dejado a la imaginación, elucubrar cómo han sido las cosas creando desconcierto? Y muchas preguntas más al respecto. Ni siquiera ha tenido la virilidad de hablar de la llamada Casa Blanca, principalmente, que lo estigmatiza como corrupto. Sigue en una burbuja de cristal, al igual que sus gobernadores que no se inmutan con nada y continúan con sus tropelías cotidianas llenas de soberbia y prepotencia. Su afán es crear distractores. La justicia tarda, pero llega. *** “Hoy le pregunto a los integrantes de nuestra clase política de todos los partidos: ¿Cuántos de ustedes, de haber sido hombres de lucha, se han convertido en burgueses?, ¿cuántos de ustedes se metieron a la política con la ilusión de cambiar el sistema, y el sistema los cambió a ustedes?, ¿cuántos de ustedes entraron a la política asqueados de la corrupción y hoy tienen la corrupción hasta el tuétano?, ¿cuántos de ustedes entraron a la política por dignidad y se han arrastrado hasta la ignominia? En la actualidad, la realidad evidencia una severa crisis de credibilidad en nuestra clase política y esta crisis, recientemente, se ha focalizado en la máxima figura del presidencialismo mexicano. Lo verdaderamente grave del discurso del presidente Enrique Peña Nieto el pasado 27 de noviembre, es la falta de credibilidad”, en el criterio de Manuel J. Clouthier. *** Lo de Ayotzinapa, fue un error político. Osorio Chong fue informado, según fuentes federales, con mucha anticipación de lo que pasaba en Iguala. Consideró darle un escarmiento al PRD y cuando se dio cuenta, ya lo había sobrepasado el problema que se convirtió en esta bomba de tiempo. *** “El gobierno de Veracruz atiende su responsabilidad y obligación de asegurar el ejercicio del periodismo, sin cortapisas y previniendo amenaza o riesgos de cualquier índole. Sin el derecho de opinar libremente, de denunciar injusticias, y en su momento, exigir cambios, el hombre estará condenado a la opresión”, afirmó Alberto Silva director de Comunicación Social del Gobierno del estado durante su comparecencia. Al contrario de Mota, Lagos, Carvallo, Buganza –bufones y politicones– el encargado de la imagen del gobernador Duarte, llegó a lo que fue: a informar. No hubo acarreados, comparsas, tacos, tamales, jugos, refrescos ni nada. Se le agradece. *** Las cuentas alegres que anuncia, el no menos contento secretario de turismo Harry Grappa, son las que manejó a su favor y bolsillo. El más gris de los exponentes, arrancó sonrisas incrédulas sobre sus resultados. Es inaudito que diga que Veracruz tiene más turismo que Los Cabos, ya que no se puede comparar por cuestión territorial y la clase del turismo. Que el estado ha sido visitado este año por 9 millones de turistas, los cuales la mayoría es de horchata y jícama, como los mismos restauranteros se quejan. Grappa debiera informar por qué ha crecido su fortuna, desde que ocupa ese puesto, que se demuestra, por ejemplo, con su mansión del puerto en el más exclusivo fraccionamiento. Así otros negocios más, sobre todo en los servicios que presta su empresa familiar, que están a la vista. La impunidad, que le permite ejercer el puesto. *** Ricardo Raphael se refirió al gran Vicente Leñero como “un periodista que logró vivir apartado de las seducciones del poder; nunca pretendió ser consejero del príncipe ni se creyó más listo que los políticos. Supo bien cuál era el lado de la cancha donde le correspondía jugar. Nos faltará como la ética nos falta, como la sencillez que no abunda, como la humildad que no tenemos, como el talento que tanto le seguiremos agradeciendo”. *** Mañana hay cambios en SEFIPLAN. Sale Audirac y sube Carlos Aguirre. Es bueno porque si alguien sabe mejor el manejo de esa complicada institución, lo es Aguirre. Tiene muchos años de supuesto bajo perfil, pero ha sido como la mano que mece la cuna. Talento lo tiene, pero también el estigma de enriquecimiento inexplicable. Veremos si es cierto. *** Que el secretario de SEDECOP, Erick Porres, “es un tipazo” sencillo, amable y cordial muy, pero muy al contrario de la mayoría del gabinete duartista que se sienten dioses y son patanes y nacos. *** Mañana viernes, a las 19 horas, les esperamos en periodicoveraz.com y eldemocrata.com para interactuar con ustedes, a través del Círculo Rojo del Periodismo Veracruzano con Claudia Guerrero, Armando Ortiz y su servidora Virginia Durán Campollo.*** Y para las agruras del mole…usted sabrá qué tomar. Hasta la próxima.