FOTO 1
Por Miguel Angel Cristiani G.
31 de diciembre de 2014

Lo que debería de ser una buena noticia, cuando la analizamos a detalle se convierte en una broma, digna del 28 de diciembre, día de los Santos Inocentes, en que más que otra cosa, pareciera que se tratara de una burla, porque no puede ser considerada como nada serio el hecho de que el ORFIS finalmente haya entregado al Congreso del Estado de Veracruz, los resultados de la Cuenta Pública correspondientes al año 2013.
Se supone que en esos resultados de la Cuenta Pública deben de estar detallados los hechos que representan alguna irregularidad en el manejo de los recursos públicos que manejan principalmente los ayuntamientos, las dependencias estatales y las entidades paramunicipales.
Pero como diría el filósofo de mi pueblo, Pancho López, no tiene la culpa el indio sino el que lo hace compadre, porque resulta que la ley -que pareciera que esta redactada no para detectar y castigar a quienes desvían recursos públicos, sino para darles todas las facilidades a los funcionarios públicos para justificar lo injustificable- establece que las cuentas no van con el tiempo actual, sino que son las atrasadas.
Pero además, tampoco se dice en cuales dependencias, municipios o entidades se han detectado irregularidades, que debieran ser sancionadas ejemplarmente, no solamente con amnestaciones y llamaditas de atención. Entonces, de entrada, las cuentas públicas no son las del año que está por concluir, sino las del año 2013.
Ah, pero además, la Comisión de Vigilancia, que preside el diputado Francisco Garrido Sánchez, lo analizará y emitirá un Dictamen, “a más tardar”, el 31 de enero de 2015. Otro mes de plazo, para que los presuntos, puedan negociar y justificar los desvíos e irregularidades detectadas. Eso sí, se presume que “se realizaron mil 85 auditorías a 212 gobiernos municipales, 128 entes estatales y 13 entidades paramunicipales”.
De esas más de mil auditorias, si es que se dan a conocer algunas irregularidades, es casi seguro que serán en los municipios más pequeños, los que manejan menos recursos, pero que son los que se utilizan para exhibirlos como ejemplo de que se está trabajando arduamente, Pero cuÁnto quieren apostar, a que ninguno de los municipios más grandes, los que manejan millones y hasta miles de millones de pesos al año, esos no figurarán en la lista de resultados negativos.
Habría que empezar por modificar la ley para evitar que más que obligar a los corruptos a no disponer de los recursos públicos, se hagan las auditoras y revisiones de la cuenta pública, en cualquier momento, cuando se tenga la sospecha o denuncia de que se han desviado los dineros del pueblo, Porque hasta ahora, de nada sirve todo el aparato burocrático del ORFIS, que por cierto también maneja un presupuesto millonario, para dar muy pobres resultados, en el combate a la corrupción y desvío de recursos.
No es necesario un enorme elefante blanco, que solamente sirve para hacer negocios con despachos de auditores que se encargan de revisar las cuentas. Son los peces gordos, los que manejan miles de millones de pesos, a los que hay que vigilar y auditar, pero no como se hace ahora, que apenas están entregando los resultados del 2013, cuando ya estamos por iniciar el 2015.
POrque al final de cuentas, de qué sirven esas más de mil auditorias practicadas por el ORFIS si al final de cuentas, solamente se exhibe a los municipios que manejan menos recursos y los peces grandes, siguen y siguen desviando los presupuestos.

Contactohttp://bitacoraveracruz.blogspot.mx 
Twitter: @bitacoraveracru
Facebook: Miguel Ángel Cristiani G.