Según el diario angelino la izquierda mexicana no ha sabido aprovechar la crisis de desconfianza “que envuelve a la administración de Enrique Peña Nieto (que) no solo afecta al mandatario, sino a toda la clase política del país”; pero lo explica por lo demeritada que se encuentra la izquierda a raíz de los acontecimientos de Iguala, Guerrero, en donde alcalde y gobernador proceden del PRD. Más aún con la renuncia de “Uno de los fundadores del PRD y su candidato presidencial en dos ocasiones, Cuauhtémoc Cárdenas, renunció al partido el mes pasado en disgusto por la forma en que se está ejecutando. Su otro prominente líder, Andrés Manuel López Obrador, quien ahora tiene un partido de izquierda independiente, se ha mantenido inusualmente tranquilo”. Los casos mencionados anteriormente condenaron a la izquierda “que no pudo anotar importantes victorias electorales”. El artículo señala que el desencanto de los mexicanos no sólo es con el PRD, también con el Partido Acción Nacional luego de sus 12 años en la presidencia. Los mexicanos, añade “se ven privados en gran parte de una alternativa política real si quieren desbancar al PRI”. (El artículo completo en sin embargo.com).