Ricardo Olivares Pineda
10 de diciembre de 2014

 

Los problemas internos en los partidos mexicanos han estado a la orden del día. Hace años en el PRI, Cuauhtémoc Cárdenas, Porfirio Muñoz Ledo y otros priistas abandonaron el partido agrupándose con otras corrientes opositoras de izquierda, integraron el Frente Democrático Nacional. En el 2005 la candidatura de Roberto Madrazo Pintado, los dividió nuevamente, creándose un grupo opositor a su candidatura,  llamado “Todos Unidos Contra Madrazo” coordinados por priistas destacados destacando Enrique Jackson y Arturo Montiel.

El PAN estuvo a un paso de dividirse, el favorito de Vicente Fox era Creel y no Calderón, autonombrado “el hijo desobediente” logrando imponerse como candidato de su partido triunfando y mandando al PRI al tercer lugar, el PRD quedó en segundo lugar, con una diferencia mínima; López Obrador se sintió robado y denunció un fraude electoral y pidió un recuento “voto por voto y casilla por casilla” frase famosa que no prosperó legalmente. Se autonombro presidente “legítimo” y formó un gabinete alterno, nombrando a personajes de la vida intelectual y académica, llevándolos al ridículo ante la opinión pública, nunca aportaron nada.

Al elegir candidato a la Presidencia de la República para el 2012; los intereses creados durante 12 años de gobierno panista los dividió; las diferentes corrientes lucharon para imponer a su precandidato en la elección interna, superando Josefina Vásquez Mota a Ernesto Cordero. Gana la elección presidencial Peña Nieto, mandando al PAN hasta el tercer lugar. Quedándose, después de la derrota en la dirigencia nacional de acción nacional Gustavo Madero; un grupo de panistas de la corriente de Calderón, intenta recuperar el control del partido, se realiza  una elección abierta para elegir al nuevo presidente del partido, entre el senador Cordero y Gustavo Madero, resultando triunfador este último, cercano a Vicente Fox, al parecer los ánimos ya se han serenado en el partido de Gómez Morín.

Respecto al PRD en sus 25 años de vida, las divisiones siempre han estado presentes, desafortunadamente la izquierda mexicana históricamente se han confrontado, las llamadas ” tribus” no se reconcilian tan fácilmente, esto no conviene para la democracia. Una figura importante de este partido fue López Obrador, personaje difícil con tendencias populistas y de acción política brusca, renunció al PRD para formar su propio partido con las sigas “MORENA” Movimiento de Regeneración Nacional y que según algunos analistas, estará cachando a los perredistas que abandonen su partido.

Una distinguida militante de este partido y ex-regente de la ciudad de México Rosario Robles enfrentada con López Obrador, lo abandonó también; antes, otra mujer universitaria distinguida economista Ifigenia Martínez. Otra renuncia significativa es la de Alejandro Encinas fundador y amigo de Cárdenas y López Obrador. El dirigente del grupo “Izquierda Democrática Nacional” René Bejarano (conocido como el señor de las ligas) se suman al Ing. Cárdenas, contra los famosos “chuchos” surgidos del Partido Socialista de los Trabajadores, quienes han manejado al partido en los últimos años, entre ellos, el actual presidente de ese partido Carlos Navarrete, a quien el Ing. Cárdenas le pidió renunciar a la presidencia del partido. El grupo de Bejarano invitó al ingeniero Cárdenas a formar otro grupo de izquierdas progresistas, agudizando con ello las divisiones.

La renuncia de Cárdenas, traerá consecuencias negativas para el PRD y los obligarán a seleccionar con más cuidado a sus candidatos y las alianzas con otros partidos para que no estén después pidiendo renuncias a gobernadores que ellos apoyaron, como es el caso del gobernador panista de Puebla. El problema del PRD no es su ideología, ni su trabajo partidista, sino el divisionismo por el poder.

El suceso en Iguala Guerrero y la renuncia del gobernador perredista, fueron el detonante para recrudecer la división en el PRD por ello, los ciudadanos a través de algunas encuestas y estudios han reprobado a los partidos, a la política y a la democracia. La sociedad mexicana está enojada y preocupada, es urgente que el gobierno y los partidos se reúnan para buscar soluciones urgentes y acabar con la violencia y desmanes, el gobierno propuso 10 puntos para reactivar la economía y recuperar la paz y tranquilidad de lo contrario, la ola de violencia y desprecio nos ahogará a todos. Esa es la Real Politik.