No extraña para nada el que un gran porcentaje de analfabetas viva en Veracruz, 500 mil de los dos millones que hay en toda la república. La simulación, el engaño, la mentira, han permeado por muchos años al IVEA, ninguno de quienes allí han estado puede presumir de haber realizado un papel decoroso. Ahora, quienes están al frente de ese organismo se fijan la meta de reducir un 50% las cifras del analfabetismo en Veracruz para 2018. Así dijeron en tiempos del gobernador Alemán Velasco y colocaron “Banderas Blancas” en zonas “libres” de analfabetas, pero fue puro cuento, una burla que quienes siguieron denunciaron pero hicieron justamente lo mismo: nada.