1 Duarte

*La tenencia no se elimina, sube de 2.5% a 3%

*Es un engaño a los veracruzanos: Rementería

*Nuevos trámites, gravámenes y multas

*1 préstamo en 2010; 5, en 2011; 14, en 2012; y 3, en 2013

Sociedad 3.0

 La aprobación del Congreso a la Ley de Ingresos para el 2015 implica que, por vigésima cuarta ocasión, el Estado de Veracruz será endeudado por el Ejecutivo, ahora por 5 mil millones de pesos, y que la tenencia vehicular no desaparece, sino que será subsidiada, mientras que los recursos que dejen de generarse por su falsa desaparición serán obtenidos de nuevos gravámenes y el encarecimiento o creación de multas, y la reducción del 8% en los sueldos de los funcionarios.

 Además, para asegurarse de que los contribuyentes cumplan forzosamente, el Estado podrá solicitar información a los bancos, y dispondrá el aseguramiento, inmovilización y transferencia de saldos para cobrarse las deudas, a la vez que podrá boletinar en el buró de crédito a quienes sean avales o deudores solidarios.

 A pesar de que la situación de las finanzas públicas de la Entidad es asfixiante, derivada de una deuda pública gigantesca e inmanejable, el titular del Ejecutivo, Javier Duarte de Ochoa solicitó y obtuvo de los diputados del Congreso Veracruzano permiso para pedir nuevos préstamos por un monto equivalente al 5 por ciento de los ingresos ordinarios del ejercicio fiscal 2015, lo que equivale a 5 mil millones de pesos más.

 Como en las ocasiones anteriores en que ha solicitado préstamos, y aunque no se han destinado a lo que es su cometido, el dictamen establece que la contratación de préstamos a instituciones crediticias se destinará a inversión pública productiva y para reducir la estacionalidad de las participaciones federales, que repercute sobre los pagos a proveedores de la misma.

 Con este ya serán 24 los préstamos que habrá solicitado el gobierno del Estado, desde el primero, que fue en 2011. Es un volumen de recursos por miles de millones de pesos que no son visibles en obra pública significativa, ni en la operación óptima de los órganos del Estado, ni en la compra de medicinas para el sector salud, para los sectores desprotegidos, fomentar la inversión ni para la seguridad pública.

 Los inminentes empréstitos, fueron aprobados por los diputados priistas y los de sus partidos satélites, y sólo se opusieron ocho de los diputados del PAN y Fidel Robles Guadarrama, del Partido del Trabajo.

 Inmediatamente el gobernador Javier Duarte de Ochoa felicitó al Congreso por la aprobación otorgada y reiteró que con “la eliminación del cobro de la tenencia vehicular apoyamos a la economía de las familias”.

 E hizo un reconocimiento a los diputados locales, pues con su aval a la iniciativa que envió al Poder Legislativo “se suman a las acciones para impulsar el desarrollo económico y social de la entidad, toda vez que casi dos millones de veracruzanos y más de 60 mil empresas resultan directamente favorecidos”.

 No se elimina la tenencia, se encarece

 A pesar de que el Ejecutivo insiste en que se trata de “eliminación de la tenencia”, en realidad ese impuesto no desapareció, sino que fue escondido, al permanecer, pero quedar como “subsidiado”.

 Así quedó de manifiesto en la información proporcionada por la diputada Mariela Tovar, presidenta de la Comisión de Hacienda, quien ofreció una rueda de prensa acompañada por los diputados Alfredo Gándara Tonatiuh Pola, Adolfo Arana y Octavia Ortega.

 Tovar afirmó que el impuesto de la tenencia vehicular no desaparece, sólo se va a subsidiar, y que el Estado tendrá que ahorrar 945 millones de pesos de gasto corriente para poder otorgar ese beneficio económico, pero que tal subsidio sólo se proporcionará a quienes hayan pagado el impuesto en los ejercicios fiscales, estén dados de alta en el registro vehicular y no tengan otros adeudos con la hacienda estatal.

 Por su parte, el diputado Julen Rementería del Puerto aclaró que aunque no será cobrada la tenencia, se aplicarán otros gravámenes como el costo de la verificación vehicular, que sube de precio, pues ahora costará mil 200 pesos y se crea el cobro de 10 salarios mínimos por la constancia de no adeudo, lo que significa más de 700 pesos; no se pagará la tenencia, pero se tendrán que cumplir otros requisitos, como estar al corriente de todos los pagos de obligaciones fiscales, de lo contrario tendrá que pagar la tenencia, pero no el 2.5 por ciento, sino al 3 por ciento, lamentó Julen.

Es decir, si alguien no se encuentra al corriente, no sólo no se hará acreedor a que le subsidien la tenencia, sino que además deberá pagarla, pero al 3 por ciento del costo de factura del vehículo (en lugar del 2.5%), lo cual significa que ese impuesto persiste y además se encareció.

Otros gravámenes consisten en los cobros por expediciones de constancias profesionales, con valor de 23.5 salarios mínimos, alrededor de mil 600 pesos. Y reformas a los impuestos a la nómina, al hospedaje y a causantes de rifas y sorteos, con nuevos trámites que, de incumplirse, generarán nuevas multas.

También se podrá solicitar a los bancos información de deudores de crédito, y se podrá permitir el aseguramiento, inmovilización y, transferencia de saldos para el cobro de créditos vencidos, incluso se boletinará en el buró de crédito a quienes sean deudores solidarios.

 Otros mecanismos para recuperar recursos, serán la disminución del 8% en las percepciones de los funcionarios, según se desprende del tabulador salarial que fue aprobado.

 Julen Rementería consideró que todo lo anterior es un engaño de los priistas a los veracruzanos.

 Cronología de los préstamos

 En su artículo titulado “El hoyo negro de la deuda pública en Veracruz”, publicado en el portal Sociedad 3.0 el miércoles 30 de abril de 2014, el doctor Carlos Arturo Luna Escudero hizo un recuento de los préstamos que ha solicitado el Gobierno del Estado de Veracruz desde que es gobernador el doctor Javier Duarte de Ochoa.

Tal información puede consultarse en el sitio: http://sociedadtrespuntocero.com/2014/04/el-hoyo-negro-de-la-deuda-publica-en-veracruz/

2010

 Recién estrenada la actual administración, el 15 de diciembre de 2010, se adquirió un crédito con el Banco del Bajío por 1,500 millones de pesos, para inversión productiva. Este primer crédito reporta el mismo saldo a la fecha de la publicación de este Registro.

2011

Durante 2011 se reportan 5 nuevos financiamientos, 4 con Banobras y 1 con Banorte.

El 29 de septiembre con Banobras se suscribieron dos empréstitos, uno por 1,717 millones de pesos y otro por la cantidad de 3,039 millones de pesos, ambos para refinanciamiento de deuda que se dieron a través del mecanismo Cupón Cero. Este cupón es un bono que no tiene pago periódico de intereses, si no que éstos son percibidos en su totalidad en el momento del pago de la amortización.

El 8 de diciembre de ese mismo año y también con Banobras se obtuvieron dos nuevos créditos, uno por 1,220 millones de pesos, de los que se adeudan 1,198 millones de pesos; y otro con un monto de 4,600 millones de pesos, que actualmente presenta un saldo de 4,518 millones de pesos. El primero para inversión productiva y el segundo para refinanciamiento de deuda pública.

El 21 de diciembre se recibió un empréstito más ahora por Banorte por un monto de 500 millones de pesos, también para refinanciar la deuda.

Entonces se tiene que en 2011 el Gobierno del Estado recibió recursos en este rubro por un monto de 11,076 millones de pesos, de los que 9,856 millones de pesos fueron para refinanciar adeudos y 1,220 millones para inversión productiva.

De estos créditos solamente se han abonado a capital 131 millones de pesos más intereses.

2012

Para 2012 se registran 14 nuevos financiamientos de los que 11 fueron con diversos bancos de los que 4 fue con Interacciones, 1 con Santander, 2 con Multiva, 4 con Banobras y 3 a través de la Bolsa Mexicana de Valores, según el reporte de Hacienda.

El total recibido durante este año fue de 26,662 millones de pesos, de los que 8,449 millones de pesos fueron para refinanciar la deuda y 18,213 millones de pesos fueron otorgados para inversión productiva pública.

2013

En 2013 en cambio, sólo se suscribieron 3 nuevos empréstitos por un monto de 2,194 millones de pesos en total. Uno en febrero con Banobras por 199 millones de pesos para refinanciamiento, otro en mayo con Banco Multiva por un total de 1,300 millones de pesos y uno más con Interacciones por 695 millones de pesos. Los 1,995 millones de pesos de estos dos últimos créditos fueron para inversión productiva.

En resumen, durante la presente administración estatal, hasta el momento de la publicación de este texto, se habían suscrito 23 operaciones de financiamiento, recibiendo por ellas un total de 41,432 millones de pesos.

De éstos se habían destinado únicamente para refinanciar la deuda anterior un total de 18,305 millones de pesos, el 44.5% de los recursos recibidos a través de este tipo operaciones.

El doctor Carlos Luna se preguntaba entonces qué se ha hecho con los miles de millones de pesos que se han recibido y que no aparecen por ningún lado, y que tal pareciera que un hoyo negro se los ha tragado.

Por su parte, al felicitar al Congreso por la aprobación del o de los nuevos préstamos para 2015, este lunes el gobernador Javier Duarte de Ochoa aseguró que “seguiremos trabajando y siendo un gobierno eficiente, ordenado y eficaz, una administración con finanzas sanas, disciplina fiscal y responsabilidad presupuestaria para continuar impulsando más acciones en favor de todos los veracruzanos”.