Es destacable la ausencia de los presidentes de Argentina, Bolivia, Brasil y Venezuela en la XXIV Cumbre Iberoamericana; por enfermedad la de Argentina, porque no siente la Cumbre como suya la de Brasil, el de Bolivia porque le hace segunda a Venezuela en las pretensiones “Bolivarianas” de Maduro. Algo bueno saldrá de esta reunión de 19 Jefes de Estado con el Rey y el gobierno de España. Pero de entrada debe subrayarse el aplauso a José Mujica, el presidente de Uruguay convertido en un icono paradigmático de la honestidad en el servicio público; y como ya sabemos que el aplauso para uno implica la censura a otros concluiremos que el significado del aplauso es el rechazo a la corrupción. Educación, Cultura e Innovación forman el espíritu de esta Cumbre enrumbada para abatir los índices de desigualdad y pobreza en las sociedades americanas y la española, ojala sus resultados sean promisorios.