A los cuatro ingenios que ya han cerrado sus molinos a la molienda azucarera ahora pudiera agregarse El Carmen, de Ixtaczoquitlán, que no ha podido iniciar su zafra porque tiene adeudos pendientes con los cañeros y sus trabajadores. Es lamentable observar cómo ingenios azucareros de Veracruz que por muchos años han sido el motor de crecimiento de las poblaciones en que están asentados estén cerrando por problemas económicos sin que haya de parte de la autoridad interés por apoyarlos o de buscar solución a los problemas que enfrentan.